Sobre héroes y hazañas

Evocación de Bobby Moore

¿Entró o no entró aquel balón? La polémica habrá de prevalecer a pesar de los concienzudos análisis. Alemania fue doblegada por Inglaterra en el mundial de 1966 y los inventores del futbol  ganaron, por fin, un campeonato. En esa Inglaterra brilló la mancuerna de los Bobbys (Moore y Charlton). Hoy recuerdo al elegante, recio y tozudo Bobby Moore quien nació un 12 de abril (1041) y se fue temprano del mundo, en 1993, víctima de un cáncer con execrable prolongación o metástasis: del colon al hígado.
El palmarés del baluarte de la defensa central inglesa fue sólo deturpado, esto es, maculado por un chismarajo acerca de una supuesta relación con una meretriz colombiana, cuyos favores fueron compartidos por Bobby Charlton. Como pago por los servicios de la prostituta Moore y Charlton ofrecieron un brazalete de esmeraldas. El episodio es prescindible si observamos la trayectoria fulgurante de quien fuera capitán inglés durante 90 partidos y quien, además, fungió como jefe de jefes en aquella mítica final, cuando Inglaterra recuperó el prestigio extraviado durante décadas.
En el mundial de Eusebio el inglés Geoff Hurst se convertiría en ídolo indiscutible al marcar tres de los cuatro tantos contra los teutones en el juego decisivo. Y cómo no recordar que en las filas defensivas de Inglaterra sobresalía el impresionante arquero Gordon Banks, uno de los más grandes de todos los tiempos. Perdón por el excurso. Vuelvo a Moore.
Para dimensionar la relevancia defensiva de Moore baste saber lo que dijo Pelé: “Moore ha sido el mejor defensa que yo he enfrentado”. Moore, miembro del club ideal futbolístico del siglo XX, mantuvo en silencio su enfermedad y la dio a conocer a familiares y amigos sólo diez días antes de su deceso.
Bobby Moore fue capitán durante más de diez años en el West Ham y tuvo, como ya dije, el inestimable honor de lucir su gafete como capitán en el mundial de 1966. Remato la evocación de Moore con el distingo del filósofo Spinoza entre fama y gloria. Fama: el favor (admiración) de muchos en poco tiempo; gloria: multiplicación admirativa en largo tiempo. Gloria eterna para Bobby Moore.


gilpradogalan@gmail.com