Sobre héroes y hazañas

Brasil 2014: prodigios y desfiguros

Es lamentable que varias de las notas de escándalo del mundial de futbol Brasil 2014 hayan sido protagonizadas por mexicanos y no me refiero sólo al ámbito deportivo: el suicida del crucero, los políticos lujuriosos y pendencieros y, también, el énfasis de la porra homofóbica en la tribuna. Suelo citar una frase de Pío Baroja: “La deshonra no existe sino  hasta que se hace pública”, pero públicos y mediáticos son los desfiguros aztecas en el país sudamericano. Volveré a ello tras enumerar algunos de los prodigios que nos ha regalado la justa mundialista de cara a cuartos de final.Las venturosas sorpresas, en los renglones individual y colectivo, son: la actuación portentosa del mediocampista ofensivo James Rodríguez y la conquista de cuartos de final por parte de Costa Rica. La confianza de Pékerman en Rodríguez ha rendido frutos opimos y ahora Colombia intentará fraguar la mayúscula hazaña el próximo viernes. La selección de Costa Rica de la mano –nunca mejor dicho- del arquero Keylor Navas intentará dar la gran campanada y echar de costado a nadie menos que el combinado holandés del acrobático actor Arjen Robben. El mismo día Alemania y Francia medirán fuerzas en duelo de resonancias políticas e históricas ineludibles. Pronóstico reservado. Uno de los más sonados y festivos desfiguros fue la caída, impelido por Paul Aguilar, de Miguel Herrera en la celebración de un gol mexicano. Las vueltas que dio Herrera en la grama hicieron la delicia de los fanáticos en todo el mundo. También los aparatosos y emotivos saltos de un hombre poseído por el demonio de un auténtico entusiasmo. Que Herrera no pierda esa luz en los años  venideros.La tremenda cruda tras la ínclita derrota del equipo mexicano contra Holanda aún no desaparece y sus efectos colaterales son desastrosos. Sobre todo porque extraviamos el paraíso después de acariciarlo durante más de ochenta minutos. La verdad es que México libró cuatro juegos, menos siete minutos, para ser recordados. Y quedamos en el top ten del mundial, atrás de la enjundiosa selección chilena.El caballo negro europeo se llama Bélgica y enfrentará a una selección argentina anémica que avanzó de panzazo a los cuartos esperanzada en el talento de Lio Messi. Aquí me detengo.En contraste con el comportamiento deportivo digno y decoroso de la selección mexicana en Brasil el comportamiento extra-deportivo de algunos mexicanos (toda generalización tiende al absurdo) ha sido deplorable, como anoté en los renglones iniciales del artículo. La infeliz ocurrencia sonora del Eeeeeeees puto, una vez que México quedó fuera del mundial, tendrá que regresar a nuestro país para  difundirse y diluirse penosamente en los juegos de nuestra liga, esto es, entre nosotros. 



gilpradogalan@gmail.com