UNO HASTA EL FONDO

Hay Salgado, hay Morena, hay refresco-oos

Dirán la misa los que sostienen con razón la presunción de inocencia, pero todo apunta a que 'El Ojos' fuera el jefe de la delegación y Rigoberto su empleado

El Mini Gil vigila, no lo olviden. Metidos en una lata de sardinas, los diputados de la Asamblea Legislativa de Ciudad de México y los periodistas que informarían de la comparecencia de Salgado intentaron dar sus puntos de vista y preguntar y llamar a cuentas al delegado de Tláhuac. Salgado afirmó que no renunciará, que le hagan como quieran. Oigan esto lectora y lector: él no tiene vínculos con el crimen organizado: “Yo voy a seguir trabajando, no voy a pedir licencia, y si tienen elementos para pedir mi destitución, los acataré, pero es solamente una especulación”. Fue una tormenta en la cual el diputado del PRD Mauricio Toledo exigió que Salgado explicara por qué Manuel Beltrán Vázquez, jefe de los sicarios de El Ojos, y Nancy Cortés, trabajaban en la delegación. En su primera réplica, Salgado dijo “que la delegación no discrimina al contratar personal, pues lo hace de buena fe”.

Gil jura y perjura que eso contestó Salgado ante la acusación de contrataciones al menos sospechosas: su pareja y el jefe de sicarios de El Ojos. Dirán la misa los que sostienen con razón la presunción de inocencia, pero todo apunta a que El Ojos fuera el jefe de la delegación y Salgado su empleado. Si Gil no exagera, estamos ante el gran escándalo de Morena, ante el gran estallido de la narcopolítica en Ciudad de México.

¿Dónde están los jóvenes desaparecidos por los sicarios de El Ojos? Gil no oye a los corazones combativos. Pregunta: ¿los jóvenes de Ayotzinapa son mejores que los jóvenes de Tláhuac? Epigmenio, organizaciones sociales, grupo de expertos y demás feligreses de la iglesia morenista: ¿nada, ni un comentario al respecto? Es que de veras.

Esa cosa que se llama casa

El asunto parece repetirse hasta la eternidad. Salgado es propietario de un terreno de 6 mil 823 metros cuadrados en la colonia Santa Catarina Yecahuizotl. En año y medio, según una nota de su periódico El Universal, el delegado construyó una casa de tres niveles equipada con sistema de vigilancia y personal encargado del edificio. Se trata de un predio dividido en cinco partes, explica la nota, con siete cámaras de videovigilancia, o sea, una fortaleza. Por cierto, el delegado gana 70 mil pesos al mes. Le pongo su dinero en la cuenta, delegado. Venga, pero no vaya usted a pensar que recibo dinero negro, ¿correcto?

Como la humedad, la corrupción crece en todos los muros. Gil se detiene un momento y reflexiona: ¿por qué quieren casas tan grandes los políticos mexicanos? Gamés les informa que en una casa de regular tamaño se pueden tener lujos interesantes: no, se trata de las hectáreas, los salones de juegos, los caballos, los jardines, en fon. Cuando el empleo en la política se convierte en sinónimo de botín, todo se jode, hasta las caballerizas, y quizás la última estación sea la narcopolítica.

Viajes

Liópez viajaba por el sur del continente en campaña política. En Chile elogió a Allende, mártir del socialismo. Nadie le preguntó por el escándalo que ocurre en el partido que dirige, un partido que tiene al menos un personaje elegido en las urnas que se enredó con el crimen organizado. Con la pena, pero mientras saluda dignatarios, en México, el partido que encabeza pasa por un momento más bien difícil.

Pregunta de radionovela: ¿corregirá  Liópez su primera declaración en la cual afirmó que Salgado es un hombre honesto? ¿Rigoberto pedirá licencia? ¿Claudia Sheinbaum, delegada de Tlalpan, defenderá a Salgado? ¿Martí Batres guardará silencio? No se pierda el próximo capítulo  de Los precandidatos también sudan.

Hernández y Venezuela

Leopoldo López y Antonio Ledesma fueron arrancados de su arresto domiciliario y llevados a una prisión militar en Ramo Verde acusados de conspiración y otras patrañas. Luis Hernández Navarro, subdirector de opinión de La Jornada, no responde a una pregunta pública: ¿usted cree, Luis, que así deben ser tratados los opositores de un régimen? No se oye nada don Luis. Gil le preguntará varios días a ver si en la lotería, una vez, responde el directivo de ese diario. De nuevo: ¿usted cree que los disidentes deben ir a parar a una celda o a un manicomio como ha dicho Nicolás Maduro? Ande, Luis, no se arrugue  y conteste.

Todo es muy raro, caracho, como diría Orson Welles: La falsedad es tan antigua como el árbol del Edén.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com