UNO HASTA EL FONDO

Grandes ideas

Gil apoya que la delegación Cuauhtémoc sea la capital de CdMx y que su nombre sea Cuauhtemoctitlán, siempre y cuando Ricardo Monreal se rebautice como Ricarditzin Monreahuízotl y la papelería ostente la fecha de Año 2-Conejo-ambulante-1. En consecuencia, Liópez se llamará desde ahora Andréhuetl Tenoch Liopecuzoma.

Gil no da crédito y cobranza: el senador panista Jorge Luis Preciado insiste en su propuesta de reforma para que los mexicanos porten armas en todo momento y puedan defenderse a balazos de sus agresores. Gil lo leyó en su periódico Excélsior. Si prosperara la reforma al artículo 10 constitucional, se permitiría a los mexicanos poseer un arma en casa, negocio e incluso en los coches: "tenemos derecho a la legítima defensa y si un delincuente se mete a mi casa o va a mi negocio, por lo menos va a saber que del otro lado puede haber alguien que tenga un arma para responder".

La lógica del senador (de) Preciado es de cemento armado: si los ciudadanos portan un arma se defenderán de los malhechores. Anjá, y un día todo se arreglará a tiros y las balaceras serán pan de cada día. Qué idea genial del senador (de) Preciado, todos con la pistola en la mano (ya, no empiecen, esto es serio). El senador acompaña su propuesta de cifras en las que se da cuenta del aumento de los hechos de violencia y de la incapacidad del Estado para contener a los delincuentes. Solución: tirar bala y a ver de a como nos toca, yo le pego tres tiros a este asaltante y asunto arreglado y luego, ya entrado en gastos, si me la hacen de jamón, también les pego un balazo y todos en santa paz. Regresamos a la ley de la selva, o de los tiros, el más fuerte, el más desalmado impondrá su ley. El senador (de) Preciado, por cierto, forma parte de un sistema democrático creado, entre otras cosas, para que no se arreglen los diferendos a balazos, pero a él no le parece insinuante ser un senador de la República. Los dedos de la frente del senador se desconocen.

Nuevos nombres

El diputado de Morena José Alfonso Suárez del Real le ha propuesto a la Asamblea Constituyente que la delegación Cuauhtémoc sea la capital de Ciudad de México y que su nombre sea Cuauhtemoctitlán. ¿No le creen la lectora y el lector a Gamés? ¿Piensan que es una boutade? Pues Gil les informa que, en una carta, el diputado Suárez del Real aseguró que con el fin de proteger el patrimonio mítico de Ciudad de México, la Asamblea debería proponerse la consulta de sus habitantes para que puedan decidir "rememorar", así escribe el diputado, no critiquen a Gil, "su origen y asociación con el último tlatoani que defendió la ciudad reconociéndolo como la Alcaldía de México-Cuauhtemoctitlán".

Gil apoya decididamente la propuesta del ínclito diputado Suárez del Real, con una condición, quedamos en que nada era incondicional: que la Alcaldía de Cuauhtemoctitlán sea capital de Ciudad de México siempre y cuando Ricardo Monreal se rebautice como Ricarditzin Monreahuízotl y la papelería de la delegación Cuauhtémoc ostente la fecha de Año 2-Conejo-ambulante-1. En consecuencia, Liópez se llamará desde ahora Andréhuetl Tenoch Liopecuzoma y habitará en las Casa Nuevas de Liopecuzoma. Desde el fin de los tiempos se sabe que a Liopecuzoma lo sigue, siempre mirando al piso, Martihuétl Batrepopoca.

Decía Gilga que si estos nombres cambian para recobrar nuestras tradiciones, Morena se fortalecerá hasta llegar a ser un reino de poderes indomables. No es poca cosa en tiempos en los cuales se aproximan nuestras elecciones y nuestra herencia era un red de agujeros y faltantes en las finanzas de los gobiernos del PRIETL.

Enviados

Aún no tenemos noticias de nuestros enviados en Nueva York. Ellos son José Antonio Meade, secretario de Hacienda, y José Antonio González Anaya, director de Pemex. Se han reunido con inversionistas en Nueva York para calmar los ánimos del mercado sobre la situación financiera del país y de la empresa petrolera. No es mala idea mandar a dos piezas centrales del gabinete de Peña Nieto al combate cuerpo a cuerpo, pero, sin un discurso potente de este lado, poco podrán hacer.

Nuestros enviados intentarán convencer a los hombres del dinero que la industria petrolera es un buen negocio en México. Gil les desea suerte, pero caracho, el plan de Trump consiste en renegociar el TLC o acabar con él en el día 200 de su gobierno. Así las casas nuevas de Liopecuzoma (no hay muletilla alguna en esta mención), ¿para qué hablar de Pemex si nuestros enviados deberían entrevistarse con los encargados de esa revisión? Ah, Gil no entiende nada de nada.

Louis Pasteur apareció en el amplísimo estudio: Desgraciados los hombres que tienen todas la ideas claras.

Gil s'en va

gil.games@milenio.com