UNO HASTA EL FONDO

Los pies de trapo y los ojos al revés

Nuestra violencia ha superado la de países como Irak y Afganistán, que llegaron a las cifras macabras de 17 y 15 mil muertos por causas violentas. Oigan esto y no se remilguen: 58.8 por ciento de todas las muertes violentas del mundo las ha acaparado México

Gil caminaba por la duela de cedro blanco cuando leyó esto publicado en su periódico El Universal y en una nota de Inder Bugarin: “Después de Siria, una nación aterrorizada por el Estado Islámico y una despiadada guerra civil, México fue el país más violento del planeta en el año 2016”. Así lo sostiene el prestigioso International for Strategic Studies de Londres. El conflicto en México registró 23 mil muertos en el año 2016. Solo la guerra en Siria superó está cifra, pues alcanzó las 50 mil muertes.

Nuestra violencia ha superado la de países como Irak y Afganistán, que llegaron a las cifras macabras de 17 y 15 mil muertos por causas violentas. Oigan esto y no se remilguen: 58.8 por ciento de todas las muertes violentas del mundo las ha acaparado México. Cómo lo oyen, señoras y señores. En México la violencia abarca ya 22 de los 32 estados de la República.

Ahora mal sin bien: ¿estos números cambiarán si hacemos caso omiso de los informes internacionales? No. Mientras el soborno, los homicidios violentos y la creciente intervención de los capos no disminuyan, el río de sangre no se detendrá. Las muertes seguirán ocurriendo sin parar mientras las causas no se separen de la corrupción policiaca, la debilidad institucional y la clase política expuesta al soborno.

Matanzas

Como Gil les iba diciendo, México ocupa el segundo lugar en el mundo de la violencia. ¿Cómo lo logramos? Muy fácil. Persiguiendo a los capos de la droga, cerrándoles el paso, matándolos, apresándolos. De esos golpes de los cuales el gobierno de Calderón y el de Peña Nieto se enorgullecían y enorgullecen se desprendieron decenas de nuevas bandas violentas. Este era un gato con los pies de trapo y los ojos al revés, ¿quieres que te lo cuente otra vez?

Experto en seguridad, Antonio Sampaio afirma que “por un lado estamos viendo una militarización de la estrategia de los cárteles de la droga y, por el otro, muchas de las intervenciones realizadas por las fuerzas policiacas y militares terminan resolviéndose en tiroteos y duros enfrentamientos. Estamos ante una situación muy violenta, ante un conflicto de elevada intensidad”. No somos nada: el informe hace una exposée de la situación mundial y en especial de México, a quien considera un país deteriorado. Un grito rasgó el silencio del amplísimo estudio: ay, mis hijos, violentos y ciegos.

Reynosa

Por si alguien tuviera dudas, Gilga les recuerda lo que ha ocurrido en Reynosa, Tamaulipas. El primer informe puede leerse en su periódico Reforma: “Tres pistoleros abatidos, un policía muerto y al menos un civil muerto durante el fuego cruzado”. Una ola de violencia ha tomado a Reynosa. Balazos, ataques, brigadas de la muerte. Más tarde, a las 2 del día, ocurrió otro enfrentamiento entre el Ejército y un grupo armado.

 Total: la guerra. En el Twitter, los ciudadanos pedían a los dos bandos una tregua. La población pidiendo tregua. Una tregua que Gil lleva rato pidiendo, pero nadie la hace el caso necesario. En fon.

Ven y no ven

Josefina entró a la campaña por la gubernatura del Estado de México con 33 por ciento de intención de voto y terminará en 15 o 16. No podríamos decir que la campaña de Josefina fue un éxito. Pas mal. Para el desastre de candidata que es, ha sido y será, a Vázquez Mota no le fue tan mal. Si usted cierra los ojos y oye hablar a Alfredo del Mazo, pareciera que oye a Peña Nieto. Esto que en otros tiempos sería de gran ayuda, en 2017 es un veneno peligroso.

Delfina va y va. Apoyada por Rafael Ochoa, ex presidente del SNTE, gran estocada al priismo. ¿Cómo la ven? Dicho sea esto sin la menor intención de un albur mexiquense. Y Zepeda, gran sorpresa de la elección del Estado de México, nadie daba un peso por él. La rueda de la fortuna favoreció a un político más formado y mejor puesto. Con otro rato de campaña, este Zepeda se las gana de todas. No tenemos políticos sensibles, serios, que oigan y se dejen escuchar. Zepeda es uno de ellos. Veremos.

Todo es muy raro, caracho, como diría Voltaire: Decimos una necedad y a fuerza de repetirla acabamos creyéndola.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com