UNO HASTA EL FONDO

Un arroz en los prietitos

Cierren los ojos. Éxito rotundo: desaparece en un gran acto de magia octubre, el mes más violento en cuatro años en México. El año 2016 ha arrojado a las fosas a 9 mil 103 personas, el periodo más sangriento en lo que va del sexenio de Peña Nieto. ¿Cómo la ven, diputada Lía y senador Robledo?.

Gil lo leyó en su periódico MILENIO. Los presidentes de la Comisión de Radio y Televisión del Senado y de la Cámara de Diputados, Zoé Robledo y Lía Limón, emplazaron a la Secretaría de Gobernación y al Instituto Federal de Telecomunicaciones a tomarla contra las narcoseries en televisión abierta, por considerar que esas emisiones hacen una inadmisible apología de la violencia: "No deben ser omisos ante las estaciones de televisión comercial que violentan la norma vigente y promueven la violencia y hacen ver al narcotráfico y sus actividades como modelo de vida aspiracional". Senador, diputada: un poco de por favor, y de sentido común, dos dedos de frente. ¿De verdad ustedes creen que la violencia en México se desprende de unas series de televisión? Dios de bondad.

¿Con esa visión de la tía Eduviges legislan ustedes? La tía Eduviges estaba convencida de que si uno veía en la televisión con mucha frecuencia unos jumentos, el televidente se transformaría, tarde o temprano en un jumento. Si se prohíben las series de narcos, ¿la violencia disminuiría? Entonces que se transmita día y noche Blanca Nieves, aunque siempre se correrá el riesgo de adquirir el enanismo, o de convertirse en una bruja mala.

El patrón del bien

El senador del PRD y la diputada del PVEM sostuvieron, según la nota de Fernando Damián en su periódico MILENIO, que las series de narcos "promueven falsos valores y comportamientos sociales agresivos". Gil ha visto series de narcos, faltaba más, y todos, a la larga y a la corta, terminan muertos. En efecto, antes de las muertes violentas unos hombres y unas mujeres, guapos y guapas, aparecen en la orilla de una alberca tomando refrescantes bebidas del trópico y entregados a la molicie. ¿Esos son los falsos valores que dañarán a la niñez mexicana? No quieran tapar el dedo con un sol, o como se diga: la realidad, ésa sí es la enemiga de los niños mexicanos, no una serie televisiva, ¡canastos!

Por lo demás, El patrón del mal sobre la vida de Pablo Escobar es una teleserie magnífica. Imprudente como suele ser cuando es imprudente, Gamés vio varias temporadas de El señor de los cielos y no encontró nada que pudiera dar un mal ejemplo a la infancia. Eso sí, aparecen mujeres envueltas en pequeñísimas minifaldas en busca de aventuras amorosas. Antes de que se volviera una caricatura, la serie contaba la vida de los narcos mexicanos y sus relaciones con el mundo de la política. No es un documental, sino más bien la ficción manipulada de la realidad.

Así las casas (muletilla patrocinada por Grupo Higa), señora Limón, señor Robledo, entren en razón y hagan cosas más provechosas que estos intentos de censura, porque así se llama ese impulso de prohibir. Bien visto, si cerramos los ojos, la realidad desaparece. Hagamos una prueba, ¿están listos? Cierren los ojos. Éxito rotundo: desaparece en un gran acto de magia octubre, el mes más violento en cuatro años en México. El año 2016 ha arrojado a las fosas, perdonen lo macabro, a 9 mil 103 personas, el periodo más sangriento en lo que va del sexenio de Peña Nieto. ¿Cómo la ven, diputada Lía y senador Robledo? Dicho esto sin la menor intención de un albur violento.

Mejor una paella

El Presidente ha dicho: "A veces las malas noticias son las que proyectan a México, a veces esos prietitos que pasan en el mundo son los que dan motivo para que se hable de México, hoy hay que buscar nuevos motivos para que el mundo hable de México".

Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: las cifras del año violento y en especial las de octubre no son precisamente unos prietitos en el arroz, más bien parece que en un plato de prietitos hay un arroz blanco.

Al presidente Peña le parece que el Gran Premio de México de la Fórmula 1 y la película Spectre, filmada en Ciudad de México, proyectan una buena imagen de México en el mundo. Con paso cansino, como si tuviera 103 años, Gil caminó sobre la duela de cedro blanco; más que caminar, Gil deambuló desconcertado como un ciego llevado por un loco (sí, Shakespeare). Un grito desgarrador rasgó el silencio del amplísimo estudio: ay, mis hijos de gran ingenuidad.

Gilga se pregunta, ¿una carrera de automóviles puede contrarrestar el recrudecimiento de la violencia y su difusión en el mundo? Sabe Dios.

Benjamin Franklin acudió en ayuda de Gamés y su alma negra: Los hombres son criaturas muy raras; la mitad censura lo que practica; la otra mitad practica lo que censura; el resto siempre dice y hace lo que debe.

Gil s'en va

gil.games@milenio.com