UNO HASTA EL FONDO

El placer de odiar

Gamés pondrá a circular por el mantel tan blanco la máxima de Johann Nestroy: "Nunca estoy  menos solo que cuando estoy solo".

Gil odia. Mientras caminaba sobre la duela de cedro blanco se acercó a la Mesa de Novedades. En lo alto de la torre de libros que huelen a tinta fresca estaba Oda al odio, una antología de textos misántropos realizada por Ariel Magnus y publicada por la editorial argentina Adriana Hidalgo. Este cernido extraordinario contiene textos de clásicos de las letras sorprendidos en momentos en los cuales odiaron a la humanidad. Todos hemos odiado alguna vez con intensidad decisiva. Gil arroja sobre esta página del directorio algunos párrafos de grima:

***

Plutarco
'Vidas Paralelas'
Pero Antonio, abandonando la ciudad y la conversación de sus amigos, se construyó una vivienda sobre el agua, cerca de Faros, sobre una calzada que se prolongaba mar adentro y allí, recluyéndose de la compañía de la humanidad, dijo que deseaba otra cosa que llevar adelante que la vida de Timón; en efecto, su caso era el mismo pues las ingratitudes y las injurias que había sufrido por parte de aquellos a los que había estimado como sus amigos lo habían hecho odiar y desconfiar de toda la humanidad. Este Timón era un ciudadano de Atenas que vivió en los tiempos de las guerras del Peloponeso (...) Su epitafio decía: aquí yazgo, terminada mi vida miserable. No te preguntes mi nombre, los maldigo a todos.

***

Luciano de Samosata
'Timón'
Para el resto de mi vida apruebo y promulgo la siguiente ley: no tendré contacto con ninguna persona, ni los reconoceré sino que los ignoraré. Las palabras "amigo", "huésped", "camarada" y "altar de la misericordia" dejarán de tener sentido en mi idioma, y compadecerme de alguien que llora o ayudar a un necesitado será un crimen y una afrenta de las buenas costumbres. Viviré aislado y solo conmigo mismo, como los lobos, y no tendré otro amigo en el mundo más que Timón.

***

Antología Griega
'Epitafios'
El que yace aquí ha hecho pedazos la adversa vida. Nunca sabrán mi nombre. ¡Ojalá mueran miserablemente! (Anónimo).

***

No me digas "buenos días", mejor pasa de largo, inútil. Un buen día tengo yo si tú te mantienes alejado. (Calímaco).

***

Molière
'El Misántropo'
No me burlo. Y no voy a perdonar a nadie en este punto. Mis ojos están demasiado heridos, y tanto la corte como la ciudad no me ofrecen más objetos con los que calentar mi bilis; entro en un humor negro, en una tristeza profunda, cuando veo a los hombres vivir como viven; lo único que encuentro por todas partes son cobardes halagos, injusticia, interés, traición, engaño; no lo soporto más, me esfuerzo, y mi deseo es el de decírselo en la cara a todo el género humano.

***

Lichtenberg
'Aforismo'
Estoy convencido de que uno no solo se ama en los otros, sino que también se odia en los otros.

***

Dostoievsky
'Memorias del subsuelo'
Señores, asumamos que el hombre no es estúpido. Pero si no es estúpido, es monstruosamente malagradecido, de todos modos. Es fenomenalmente desagradecido. Incluso pienso que la mejor definición del hombre es: criatura que tiene dos piernas y ningún sentido de la gratitud. Pero eso no es todo, no es ni siquiera su defecto más grande; su defecto más grande es su constante mala conducta, constante desde los tiempos del diluvio hasta el periodo Schleswig-Holstein del destino humano.

***

Thomas Carlyle
'Sartor Resartus'
Poniendo juntas todas estas miserias externas e internas, ¿no podríamos encontrar suficiente significado en las frases siguientes, muy en la vena estilística de nuestros Profesor? Del suicidio me retuvo un cierto posbrillo de cristianismo, tal vez una cierta indolencia de carácter, pues ¿no era ése un remedio que tenía siempre al alcance de la mano?

***

Fiedrich Nietzsche
'La Gaya Ciencia'
Solo habla uno de que está harto de los hombres cuando ya no los puede digerir y aún así tiene el estómago lleno de ellos. La misantropía es consecuencia de una filantropía y una "antropofagia".

***

William Hazlitt
'La confesión de un misántropo'
A veces me pregunto si en este mundo de benevolencia generalizada existen aún misántropos más allá de mí mismo. Si alguno existe, lo mantiene en extremo secreto. Cada periódico, cada revista, casi cada libro tiene un plan para mejorar la suerte de alguna porción de la humanidad. Todos están, o manifiestan estar, preocupados por los pobres, por las varias maneras de aliviarlos, por el socialismo (...) No tengo ningún amor, ni siquiera una inclinación por la especie a la que tengo el honor de pertenecer; y cuanto mayor sea el número de los que se juntan, menos me gustan. De hecho, un hombre solo me resulta placentero: disfruto de su compañía. Incluso si se lo duplica, no me siento repelido, aunque la situación ya me parece peligrosa. Pero tres hombres juntos (sin contarme a mí mismo) me resultan intolerables, y la visión de la muchedumbre me llena de horror.

***

Bernardo Soares (Fernando Pessoa)
'Libro del desasosiego'
...y un profundo y tedioso desdén por todos los que trabajan para la humanidad, por todos lo que luchan por la patria y dan su vida para que la civilización continúe (...) un desdén lleno de tedio por ellos, que desconocen que la única realidad para cada uno es su propia alma, el resto (el mundo exterior y los otros) es una pesadilla inestética, como un resultado de los sueños de una indigestión del espíritu.

***

Se sabe: los viernes Gil toma la copa con amigos verdaderos. Mientras el mesero trae la charola que soporta el Glenfiddich, Gamés pondrá a circular por el mantel tan blanco la máxima de Johann Nestroy: Nunca estoy menos solo que cuando estoy solo.

Gil s'en va

gil.games@milenio.com