SOCIEDAD Y DERECHOS HUMANOS

Violencia de género consecuencia fatal de un problema cultural

De acuerdo a la ONU, en feminicidios, México ocupa el lugar 16 en el mundo, en el país han muerto asesinadas siete mujeres al día entre 2013 y 2014.

El 25 de noviembre se conmemoró el "Día de la eliminación de la violencia contra la Mujer", problemática que debido al crecimiento observado en México, se ha convertido en un asunto que preocupa a las Naciones Unidas, que definen la violencia contra la mujer como "todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada".

En voz de la asesora especial de ONU-Mujeres, Bibiana Aído, indicó que, a pesar de las leyes existentes, los casos de feminicidios, generan especial preocupación porque vemos que hay bajo nivel de la implementación de las mismas, y que hay cifras totalmente inaceptables.

De acuerdo a la ONU, en feminicidios, México ocupa el lugar 16 en el mundo, en el país han muerto asesinadas siete mujeres al día entre 2013 y 2014 y las cifras no han dejado de crecer desde hace 15 años.

Las cifras que recoge el INEGI señalan que un 47% de las mujeres mayores de 15 años han sido agredidas por su actual o última pareja a lo largo de su relación. Entre las mujeres de 30 a 39 años, un 68% asegura haber enfrentado al menos un episodio de abuso, llegando al 80% en Chihuahua y en el Estado de México. El porcentaje es similar en las más jóvenes: en la capital del país un 65% de las chicas de entre 15 y 19 años han sufrido algún tipo de maltrato físico, sexual o de intimidación emocional. El organismo señala que se trata de "una práctica social ampliamente extendida", ya que el 63% ha experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ha manifestado que en México todavía son insuficientes los esfuerzos encaminados a prevenir y atender la violencia contra las mujeres, y se ha sumado a la iniciativa ciudadana #MxEnAlertaDeGénero en memoria de las niñas y mujeres víctimas de violencia de género en México, destacando que si el país pretende erradicar este tipo de violencia y el feminicidio, es necesario priorizar en la agenda política, la justicia y los derechos humanos de las mujeres, como una de las causas de la democracia.

Entre 2011 y 2013, las entidades que presentan las tasas más altas en homicidios de mujeres son Guerrero, Chihuahua, Tamaulipas, Coahuila, Durango, Colima, Nuevo León, Morelos, Zacatecas, Sinaloa, Baja California y Estado de México. En Puebla hasta el pasado mes de noviembre, sumaban ya 79 feminicidios en 2016, por lo que no dude que haya pasado a formar parte de este lastimoso grupo.

Aunado a que este mes de diciembre se cumple el plazo que otorgó la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) al gobierno de Puebla para que cumpla con 11 recomendaciones que emitió para abatir los índices de violencia contra las mujeres que se registran en esta entidad.

Las leyes no transforman la cultura, en la igualdad formal a la real hay un trecho, es más fácil transformar leyes que transformar mentalidades, la desigualdad nos lleva siglos de ventaja y es momento de cambiar esta realidad.

Al menos 119 países han aprobado leyes sobre violencia doméstica, 125 tienen leyes sobre el acoso sexual y 52 tienen leyes sobre la violación conyugal. Sin embargo, ni siquiera contar con una ley garantiza que ésta siempre respete o implemente los estándares y las recomendaciones internacionales

La transformación de la cultura debe provenir de un proyecto integral, en el que la participación de todos los sectores sociales participen con respeto y compromiso, de lo contrario no vamos a poder acabar con la discriminación y con la desigualdad, se tiene que trabajar desde las escuelas en los niveles primarios de la educación.