SOCIEDAD Y DERECHOS HUMANOS

Puebla, desprotegida ante el embate de la delincuencia

A menos de un mes y días que inicien formalmente las campañas electorales de los candidatos a la minigubernatura del Estado, cuyo desenlace será el día 5 de junio en que se llevarán a cabo las votaciones en todo el territorio de la Entidad, los poblanos ya estamos en el desamparo y la indiferencia de nuestras autoridades tanto del nivel municipal en el caso de Puebla y estatales, debido a que todos los programas, acciones de gobierno y energía de los funcionarios de dichos niveles, se encausarán a la tarea de buscar a toda costa, el triunfo del candidato oficial del PAN, dejando de lado sus responsabilidades y cumplimiento de las obligaciones para las que quincenalmente los ciudadanos les pagamos un salario, ya que lo que se informa en la mayoría de las áreas, es que existen instrucciones superiores, de que iniciando formalmente el proceso, lo único importante será lograr que gane Antonio Gali Fayad, por lo que el consejo que se da a los que acuden a realizar un trámite o solicitar una autorización, es que lo más seguro es que se les resolverá pasando las elecciones.

Ahorita están ocupados en recolectar credenciales de elector y coordinar redes de votantes, so pena, de perder su actual empleo, tarea que realizan sin mucho entusiasmo por obligación y a sabiendas, de que a pesar de que lo lleven a cabo, nada les garantiza que permanecerán en sus puestos de trabajo.

Habrá quién argumente, que esto no es extraño, ya que la gran mayoría de los gobiernos, cuando enfrentan un cambio por renovación de autoridades, hacen lo mismo que en la función pública, el buscar continuar en el poder, es algo que no debería sorprender a nadie; sin embargo existen áreas que no pueden bajar los brazos o ser utilizadas para otras tareas en ningún momento, precisamente porque su función, es muy importante y estratégica para mantener el orden social y la paz, y ese es el caso del trabajo de los cuerpos de seguridad tanto a nivel estatal, como municipales, ya que no debemos minimizar el hecho de que ante los avances en organización y equipamiento de los grupos de la delincuencia organizada, quienes utilizan los métodos más sofisticados, tecnología y armamento para delinquir, los ciudadanos nos encontramos totalmente desprotegidos y desinformados, para tomar las medidas necesarias, debido a que, la mayoría de los medios de comunicación que forman parte del tripak tratan a toda costa de ocultarlos, cuando es bien sabido, que en el estado se han incrementado los delitos y la inseguridad con los casos de homicidios, feminicidios, trata de personas, secuestros y entramos ya a la etapa de los levantones, como el ocurrido el pasado martes primero de marzo en el municipio de Cuautlancingo.

En un Palenque clandestino, un grupo de presuntos zetas, que llegaron al lugar en un convoy de diez camionetas, algunas con torreta, ejecutaron a dos personas y levantaron a cerca de veinte más, que se encontraban en el lugar, siendo localizados los cuerpos de varios de ellos, descuartizados en tambos con ácido y diésel en un paraje en el municipio de San Andrés Calpan, la tarde del jueves tres de marzo, por vecinos del lugar, informando las autoridades de la Fiscalía General del Estado, que existen datos que permiten afirmar, que los cuerpos son de las personas que fueron levantadas el martes anterior en Cuautlancingo, reconociendo ya en forma pública el Fiscal Víctor Carrancá la presencia de dicho grupo delictivo en el Estado, de ahí que resulta urgente que se exija a las autoridades el esclarecimiento de estos hechos y se garantice la seguridad de las familias poblanas, ya que con el proceso electoral, lo previsible es que los grupos de la delincuencia organizada pretendan ejecutar acciones delictivas a sabiendas de que las autoridades están ocupadas en otras tareas, ajenas a su responsabilidad como funcionarios públicos.