SOCIEDAD Y DERECHOS HUMANOS

Discriminación contra estudiantes de universidades privadas

Exhorto al ejecutivo, así como a las autoridades educativas y de salud, a que en respeto a los derechos humanos consagrados por la Constitución y los diferentes tratados y documentos internacionales, a que respeten la calidad de mexicanos de los estudiantes de Instituciones privadas.

En días pasados, el presidente de la República anunció con bombo y platillo que el Seguro Social estaba listo para ofrecer atención médica gratuita a los alumnos, en el marco del Programa de Afiliación de Estudiantes de Nivel Medio Superior y Superior al IMSS, que a la fecha se han afiliado 3 millones de jóvenes y que la meta es cubrir a los 7 millones que hay en el país en este mismo año.

Todos estos estudiantes, enfatizó, gozan de la cobertura amplia de servicios médicos prestados por el Instituto, incluidos los de asistencia obstétrica por embarazo, cirugía, hospitalización y farmacia, aunque agregó que por ser en su mayoría jóvenes, se planea que sean más usuarios del programa PrevenIMSS.

Sin embargo, este “Derecho” solo es para estudiantes de instituciones públicas de educación media superior y superior, es decir todos los estudiantes que no tuvieron acceso a una Institución Pública y que a pesar de ello realizan un esfuerzo por continuar sus estudios en una Institución particular, no pueden considerarse como estudiantes dignos a recibir atención médica que el estado otorga ya que para éste, ellos no existen, o al menos eso parece.

O tal vez, el Estado piense, que estos alumnos de escuelas privadas no se enferman, o no se embarazan, como los que estudian en instituciones públicas, habría que decirles que están en un grave error, los alumnos de escuelas privadas también son jóvenes mexicanos que sufren las dificultades a que los enfrenta la condición político, social y económica que impera en nuestra nación. Y que tal vez ésta lucha sea más difícil para ellos, ya que muchos se ven en la necesidad de trabajar para sostener sus estudios.

Situación totalmente inequitativa y discriminatoria a todas luces, ya que al igual que los que estudian en una pública, son mexicanos en pleno uso y goce de sus garantías y sobre todo de sus Derechos Humanos, consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo primero, que aquí cito, pero que parece no importar:

Artículo 1o. Constitucional

En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.

(…)

Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas

Aunado a lo anterior, y por si fuera poco dejan de observar lo estipulado en los artículos 2°, 7° y 22 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en perjuicio de los alumnos de las IES particulares:

Por lo que exhorto al ejecutivo, así como a las autoridades educativas y de salud, a que en respeto a los derechos humanos consagrados por la Constitución y los diferentes tratados y documentos internacionales, a que respeten la calidad de mexicanos de los estudiantes de Instituciones privadas y encuentren los mecanismos para que ellos también sean beneficiados por el Programa de Afiliación de Estudiantes de Nivel Medio Superior y Superior al IMSS.