Ejercicio del Poder

Violencia, ¿quién falla?

En esta ocasión deseaba no abordar el tema de la violencia en nuestro país, sin embargo, la inusual confusión, inquietud, ofensa y protesta del colectivo social, lo exigen.

En casi todas las conversaciones están esas querellas.

Las preguntas saltan: ¿Cómo es posible que 10 mil personas del ámbito de la seguridad pública no encuentren pistas para localizar vivos o muertos a los 43 estudiantes desaparecidos? ¿Dónde están los servicios de inteligencia del Estado? ¿Por qué tiene que ofrecer más de 60 millones de pesos de recompensa por datos que le proporcionen?

¿Dónde está la pareja ABARCA-PINEDA y FELIPE FLORES, alcalde y esposa y secretario de Seguridad Pública del municipio, respectivamente, autores intelectuales de la barbarie de Iguala, según la Procuraduría General de la República (PGR)? ¿Cómo es posible que el gabinete de seguridad se una y reúna cada vez, sin ofrecer los mínimos resultados al pueblo de México, ni al presidente ENRIQUE PEÑA NIETO?

¿Tiene PEÑA NIETO asesores? ¿Dónde están? ¿Quiénes y por qué le organizaron al presidente ENRIQUE PEÑA una reunión de muchas horas con los familiares de los desaparecidos, donde no tenía nada que ofrecer, más que palabras de consuelo y solidaridad?

Además, la lentitud con que las autoridades federales reaccionaron, la tardía separación del encargo como gobernador de ÁNGEL AGUIRRE RIVERO; la increíble tolerancia para que huyeran el alcalde, su esposa y el jefe de la policía municipal; así como, la incapacidad para hacer que aparezcan los jóvenes normalistas; todo este singular cúmulo de errores, así como la ineficacia de sus colaboradores mostrada en la que es hoy la peor crisis del sexenio, han sido absorbidos como responsabilidad propia del Presidente de la República.

Este asunto ha sido y es un golpe duro a la credibilidad y confianza en México. Se han tocado los más altos niveles en lo que corresponde a impunidad e injusticia.

En este contexto, diversos protagonistas mundiales que recientemente nos encomiaban, hoy intensifican exigencias, responsabilidades y aplicación de la ley.

A México y al presidente PEÑA NIETO, le han fallado. Es preciso remover a quienes han sido incapaces de resolver este conflicto y procesar penalmente a los responsables de la vergonzosa realidad guerrerense.