Ejercicio del Poder

Suprema Corte de ¿Justicia?

México tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas.

La Norma Suprema, en la reforma de 2001, garantiza el derecho de los pueblos y las comunidades indígenas a la libre determinación para preservar y enriquecer sus lenguas, constituyentes de su cultura e identidad.

En 2003, se publicó la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas (LGDLPI) que establece y reconoce -para cualquier trámite o asunto de carácter público- a "las lenguas indígenas como lenguas nacionales, con la misma validez que el español".

En 2012, CÉSAR CRUZ BENÍTEZ, indígena originario del estado de Hidalgo, donde él es representante tradicional Hñahñú, fue detenido en un retén policiaco de aquella entidad federativa.

Al ser tratado con discriminación, motivada por su tipología y génesis indígena, vulneraron nuestra Carta Magna, respecto a sus derechos humanos.

Lo mismo sucedió con la LGDLPI, que mandata en su artículo décimo que las autoridades proveerán lo necesario a efecto que "los indígenas sean asistidos gratuitamente, en todo tiempo por intérpretes y defensores que tengan conocimiento de su lengua indígena y cultura".

Cabe advertir que CÉSAR CRUZ entiende algunas palabras en español pero no lo domina. En su vida diaria utiliza el otomí, por lo que no supo las causas de su detención.

Basado en ello, en un hecho sin precedente -en la historia de los procesos judiciales en México- el 10 de diciembre de 2012, CRUZ presentó ante el Juzgado Segundo de Distrito en el estado de Hidalgo la que es primera demanda de amparo escrita en idioma hñahñú, otomí, su lengua materna.

En ella, solicitó se reconozca el derecho de las personas indígenas para ser notificadas y procesadas en su lengua materna.

El ministro FERNANDO FRANCO, el día 7, presentó proyecto para conceder el amparo.

Sin embargo, los ministros de la Segunda Sala, MARGARITA LUNA, LUIS MARÍA AGUILAR y ALBERTO PÉREZ DAYÁN, con desprecio hacia los hablantes de lengua indígena, sin impartir justicia, desairando la ley, ya que las lenguas indígenas tienen la misma validez que el español y se consideran nacionales, negaron el amparo de la justicia federal.