Ejercicio del Poder

Preocupante deterioro económico

El incremento de precios en bienes y servicios desencadenado por la Reforma Hacendaria hará que la cuesta de enero se expanda hasta marzo, señaló ROBERTO ALOR, director general de Prendamex, quien consideró que "Este año la cuesta de enero se prolongará unos meses más, por lo que las familias mexicanas tendrán que recurrir durante ese tiempo a los préstamos prendarios para solventar gastos diarios."

Al respecto, la Iglesia católica, lamentó que el país inicie un año más en medio de un fuerte detrimento de la economía de la mayoría de la población.

Advierte: "Es preocupante el daño económico que sufrió México el año pasado, sobre todo cuando éste no se debió a causas externas, como preocupante es la aprobación del endeudamiento público, cuyos desastrosos resultados del pasado todos conocemos muy bien".

Reconoce la dimensión de las reformas estructurales, pero advierte que "no servirán de nada si sólo favorecen a los grandes e inescrupulosos inversionistas, sin que los beneficios lleguen realmente a la población, que en México, cabe recordarlo, más de la mitad vive en condiciones de pobreza".

De acuerdo con el documento Desde la Fe, que edita la Iglesia Católica, y algunos estudios más, incluido el presentado por la Comisión de Estudios Sociales y Opinión Pública de la Cámara de Diputados, muestran la alarmante disminución en el poder adquisitivo de los mexicanos, incluso para conseguir las cosas más necesarias.

"Hace cuarenta años se podían comprar 50 kilos de tortillas con un salario mínimo, hoy apenas alcanza para 5 kilos", se detalla.

Para la Iglesia se trata de un sistema injusto. Considera que mientras los sistemas económicos no estén sujetos a las exigencias de la ética y los políticos y economistas sigan propiciando la especulación financiera como promotor de riqueza, seguirá aumentando el desequilibrio social y la pobreza en el mundo.

Expresa en el documento que: En un país con las abismales diferencias sociales como las que tiene México, en el año nuevo no bastan los discursos oficiales sin sustento; se requieren decisiones claras dirigidas hacia un reordenamiento de las políticas públicas a favor del ser humano para alcanzar mejores niveles de justicia y desarrollo.