Ejercicio del Poder

Pobreza, no disminuye

El fenómeno de la pobreza es, sin duda, uno de los principales desafíos que enfrenta la mayoría de los países del orbe.

En cumplimiento de las disposiciones establecidas en la Ley General de Desarrollo Social (LGDS), el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) dio a conocer –el pasado jueves- estimaciones de pobreza en México en 2014.

La medición bianual se hace con base en los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares (ENIGH) y el Módulo de Condiciones Socioeconómicas del Inegi.

A pesar que la ONU ubica a nuestro país como líder potencial en programas y campañas de atención a la pobreza, el Coneval informó que en México el índice de pobreza ha aumentado.

En estos últimos dos años la tabla poblacional creció en dos millones de habitantes, de los cuales un millón 100 mil ya nacieron pobres, según reveló ROSARIO ROBLES, titular de la Sedesol, a nuestra colega de Excelsior, YURIRIA SIERRA.

GONZALO HERNÁNDEZ LICONA, secretario ejecutivo del Coneval, expuso que "El número de personas en pobreza general se incrementa de 53.3 a 55.3 millones de personas".

Y que "Si bien las carencias bajaron, el porcentaje de la pobreza aumentó en su conjunto", abundó.

El Coneval evalúa el grado de densidad social y seis carencias sociales: el acceso a salud, seguridad social, alimentación, vivienda, servicios básicos y rezago educativo, refirió.

En este contexto, 46.2 por ciento de la población se encuentra en pobreza porque tiene un ingreso por debajo de la línea de bienestar y cuenta con al menos una carencia.

Los resultados de esta misma institución señalan que la pobreza no disminuye entre los indígenas. En términos absolutos, entre 2012 y el año pasado se ha visto un incremento de 500 mil indígenas pobres para sumar 8.7 millones.

En resumen, 79.5 por ciento de los mexicanos vive en algún tipo de condición de pobreza desde la que los hace vulnerables a alguna carencia, hasta quienes apenas logran sobrevivir.

ARACELI DAMIÁN, perito financiero, afirma que el incremento de la pobreza demuestra que el país ha sido un experimento fracasado de las reformas neoliberales impulsadas por el FMI y el BM.