Ejercicio del Poder

Núñez y Tabasco

En la espiral enigmática del tiempo le conocí.

Tolerancia, congruencia, precisión, cuidado de la forma, magnífica memoria, amplia cultura, pertenencia de la charla y exquisito fino humor, integraron la primera impresión.

Al advertir su rectitud política, intachable ciudadanía, vehemencia tabasqueña, indivisa mexicanidad; como ser de sustantivos y hechos, en la empatía, reconocí la inestimable amistad de Arturo Núñez Jiménez, hoy, gobernante de Tabasco.

En torno a esta premisa, el pasado domingo, asistí a Villahermosa, con motivo de su tercer informe de Gobierno.

Con la autoridad moral para conducir a la sociedad hacia la consecución de sus fines, bajo el enunciado "Resultados que nos favorecen", realizó un recuento entre el compromiso y los hechos, así como el proceso dialéctico de la puesta en práctica de soluciones.

Tabasco, como todo el país, ha cambiado; se enfrentan nuevos desafíos en los ámbitos económicos, políticos y sociales.

Respecto a la esfera financiera, la economía de mercado toma preeminencia. En cuanto a la política, existe contrariedad hacia la misma, los políticos y partidos políticos.

Por lo que hace a la "sociedad civil", la elevación de la conciencia crítica de los ciudadanos ha sorprendido a buena parte de nuestro sistema político. La sociedad quiere arribar, en menor tiempo, a un mejor porvenir.

Como energía social, con distintiva emoción los jóvenes quieren participar en los destinos comunitarios, desean sacudir a la nación de los muchos problemas que estamos viviendo.

Sabedor de ello, alentando la unidad dentro de la pluralidad, con sensatez y probidad republicana, Arturo Núñez Jiménez, no rompe con la historia, pero tampoco se paraliza frente a ella.

Con el amor y orgullo por la tierra que gobierna, ligados con la defensa de principios, con clara visión sobre el marco de cambios que precisa su entidad y que estos se realicen sin fracturas para lograr mayor progreso y mejor justicia; su tesón por la observancia del derecho, nutre la paz social que goza Tabasco.

Ante la esperanza de los tabasqueños y de aquellos que en busca de futuro llegan a ese exuberante terruño nacional que recibe y arraiga, Arturo Núñez, cumple.