Ejercicio del Poder

Lerma, 401 años

Extraviada en la escalera abstracta del tiempo la fecha primaria de su asentamiento, los avecindados originarios prehispánicos, al paradero "Donde hay cuervos en las cementeras", le denominaron Cacamilhuacan.

Para MARTIN REOLIN VAREJON, pudiente español, el inicio fue un sueño. Funda una ciudad en el espacio conocido como Santa Clara, para denominarle Lerma, en honor al Duque de ese apelativo en España.

El 10 de diciembre de 1612, el virrey DIEGO FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA, Marques de Gualdácazar, dicta el auto que brinda su escudo heráldico.

El 10 de mayo de 1971, el cabildo del H. Ayuntamiento de Lerma, aprueba el acta donde queda asentada su aquiescencia.

Así, encarnado el alma y cuerpo de su inicial diseñador, como timbre, en la parte superior la corona de la casa de Austria, que se encuentra en el escudo de Felipe III.

Dentro del blasón, la orla que resguarda el dictado: Reolín Fundador. En su campo izquierdo, el verde de Lerma, con cinco estrellas azules salteadas en él; referenciado las Armas del Marqués de Gualdácazar.

En su cuartel derecho, dos castillos con banda roja cruzada. Como soportes del escudo, dos Leones dorados. Y, en su divisa la leyenda: Ciudad de Lerma.

En este municipio que seduce, donde se van moldeando deseos, que permite ser "Lerma en todos los sentidos", enunciado de su actual edil ERIC SEVILLA MONTES DE OCA, arropado por tradiciones, recuerdos y anhelos, para compartirnos idearios y valores en el porvenir que ilustra, ofrece en su circunscripción, el II Festival Cultural "MARTÍN REOLÍN VAREJÓN".

Con fino sentido de equilibrio, dio inicio -el viernes pasado- con una exposición denominada "Retratos de la Historia", plasmada en singular volumen, referido por su comunicadora MARIA ELENA GOMEZ LASTIRI.

En esa trascendencia de logros, el Festival durará hasta el próximo 6 de abril, donde como obsequio final, en la empatía que motiva, ERIC SEVILLA brindará la más alta expresión del testimonio de amistad oaxaqueña, la Guelaguetza.

Así, en su 401 aniversario, Lerma, en la dimensión de su grandeza, con SEVILLA MONTES DE OCA, en el ver el yo en ti, haciendo lo no hecho, las aguardas de sus vecindarios obtienen nuevas respuestas.