Ejercicio del Poder

Hillary, Presidente

Sin ánimo de parecer arrogante, puedo manifestar que el día de mañana, en un momento clave de Estados Unidos, el pueblo norteamericano elegirá a HILLARY CLINTON como su primera mujer presidente.

En este mismo espacio, en diferentes entregas, hemos documentado tal afirmativa.

La aseveración está sustentada en la teoría y práctica de la política, así como en las relaciones de poder que se encuentran inmersas en un conjunto social.

Resta analizar cómo afectará a nuestro país y a los millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, el triunfo de la candidata demócrata. Veamos.

HILLARY es una mujer muy inteligente, con una buena formación en Yale, política altamente preparada, con gran experiencia y de fuerte carácter.

Sus cercanos comentan: CLINTON no es a alguien que quieres tener de enemiga.

Es de preverse que su tendencia política será más de derecha, porque para los estadunidenses OBAMA ya fue demasiado a la izquierda.

Respecto a nuestro país, HILLARY nos conoce muy bien. No olvidemos que desde 2009 hasta 2013, CLINTON fue secretaria de Estado en la administración del presidente OBAMA.

Por tanto, los temas que podrían formar parte de la agenda México-EU son: revisión del TLC, seguridad fronteriza, producción y consumo de drogas, abusos a los derechos humanos, corrupción y migración.

En cuanto a este último punto, en el discurso de HILLARY, los migrantes salen ganando. CLINTON se ha mantenido firme ante la idea de la integración de los indocumentados a la población estadounidense.

En cuanto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), HILLARY no es una admiradora del acuerdo. En campaña aseguró su intención de revisarlo para obtener ciertas ventajas que reduzcan el déficit comercial que tienen con México y promover medidas más justas que incentiven la manufactura en Estados Unidos.

El académico de Seguridad y Terrorismo GERARDO RODRÍGUEZ, advierte: una Casa Blanca ocupada por CLINTON presionaría al gobierno mexicano en temas básicos como: seguridad fronteriza, producción y consumo de drogas, abusos a los derechos humanos y corrupción.

Dos figuras políticas muy cercanas a CLINTON, tanto la embajadora en México, ROBERTA JACOBSON, como la embajadora ante Naciones Unidas, SAMANTHA POWER, han señalado su preocupación sobre graves violaciones en ámbito de los derechos humanos.

Recientemente, el ex presidente FELIPE CALDERÓN, declaró: la relación de HILLARY hacia nuestro país no será tersa, será difícil.