Ejercicio del Poder

Francia en México

El presidente de México, ENRIQUE PEÑA NIETO, recibió –la semana pasada– con todos los honores a su homólogo francés, FRANÇOIS HOLLANDE.

Esta visita se ha calificado como histórica, ya que después de permanecer distanciados durante al menos cinco años, México y Francia redimensionaron la relación bilateral.

Fruto de ello, fue el anuncio de 42 acuerdos en diferentes ámbitos, entre ellos: Seguridad, salud, educación, finanzas, energía y aeronáutica.

Este compromiso diplomático se establece en un momento oportuno, cuando por las reformas constitucionales nuestro país procura una nueva etapa de desarrollo, donde la calidad de socios es fundamental.

Testimonio significativo de este nuevo impulso en la relación franco-mexicana, simboliza la invitación del mandatario francés, FRANÇOIS HOLLANDE a ENRIQUE PEÑA NIETO para visitar Francia en una fecha elocuente: 14 de julio de 2015, CCXXV aniversario de la Revolución Francesa.

"En cada celebración invitamos a un jefe de gobierno para compartir nuestros valores, y con México, país revolucionario casi por cultura, tenemos en común la dignidad y la justicia", le dijo HOLLANDE al mandatario mexicano.

FRANÇOIS HOLLANDE es el segundo presidente socialista francés posterior a la Segunda Guerra Mundial, luego que FRANÇOIS MITTERAND gobernó al país de 1981 a 1995.

De igual manera, reseñar que HOLLANDE durante su campaña para ser presidente de Francia, prometió reducir su sueldo en un 30 por ciento.

Al resultar ganador en la contienda electoral del 6 de mayo pasado, como paradigma de seriedad y dignidad, HOLLANDE cumplió su palabra y, una vez instalado en el Palacio del Elíseo, rebajó su salario mensual de 21 mil 300 a 14 mil 910 euros, equivalentes a 244 mil 099 pesos mexicanos.

Contrariamente, su antecesor NICOLAS SARKOZY, cuando asumió el poder en 2007, amplió su sueldo un 170 por ciento, ascendiendo a 21 mil 300 euros.

En el nuevo capítulo de la relación con México, HOLLANDE aludió a OCTAVIO PAZ, quién decía "Toda cultura nace de la mezcla del encuentro...".

Podemos afirmar que en esta cita de Francia en México, se cerraron desencuentros, se instalaron proyectos, se ratificaron lazos espirituales y se confirmaron principios históricos.