Ejercicio del Poder

Davos: malas nuevas

El pasado 23 de enero concluyó la 44 edición del Foro Económico Mundial, en el exclusivo sitio alpino suizo: Davos.

En ese retiro empresarial de reflexión se recogió la opinión de más de 1300 líderes corporativos, asistió un número mayor de dos mil 500 personas, entre ellas, dirigentes empresariales, económicos y políticos, incluidos 40 jefes de Estado de todo el mundo.

No obstante que vivimos en una economía global volátil, de nueva cuenta prevaleció el esquema de la globalización económica.

Lo anterior, a pesar que en el mundo, según se reveló, durante los próximos 5 años el empleo de un tercio de la humanidad corre peligro, ante el advenimiento de la "Cuarta Revolución Industrial".

El diagnóstico se basa en decenas de entrevistas realizadas a directores de recursos humanos de una quincena de países que cuentan con el 65 por ciento del mercado laboral mundial.

La merma laboral afectará en 48 por ciento a mujeres, mientras que a hombres en 52 por ciento.

Sin embargo, un estudio más específico muestra que por cada cinco empleos omitidos para las mujeres, sólo se creará uno para ellas. En tanto que por cada tres empleos perdidos, los hombres obtendrán uno.

Esta masiva destrucción de empleos "de oficina", es consecuencia del vertiginoso proceso de automatización.

Los economistas que firman la investigación advierten que esta pérdida se compensará con la creación de otros dos millones de nuevos empleos en las áreas de computación, ingeniería, arquitectura y matemática.

El análisis asegura un mayor progreso en las áreas de inteligencia artificial, robótica, nanotecnología e impresión en tres dimensiones.

Ante este anuncio del apocalipsis, versión 2016, KLAUS SCHWAB, fundador y director del Foro Económico Mundial, dijo: "Sin una acción urgente y específica para organizar la transición y contar con trabajadores con la formación necesaria, los gobiernos tendrán que lidiar con más desempleo y desigualdad".

Las 17 ONG's internacionales que integran la Oxfam, han solicitado medidas urgentes para atajar la "inaceptable" desigualdad. Un estudio de ella, concluye que el uno por ciento de la población mundial tiene más riqueza que el 99 por ciento restante.