Ejercicio del Poder

Complicidades contra Mancera


El Jefe de Gobierno del Distrito Federal, MIGUEL ANGEL MANCERA ESPINOSA, quien es abogado, académico y político, mismo que asumió ese cargo el 5 diciembre de 2012, ha sorteado múltiples complicidades en su contra.

La más reciente, el "Hoy no circula"; medida mal pensada, sin consenso ni socialización.

MANCERA, antes de ser candidato de la izquierda, sin militar en partido alguno ocupó el cargo de procurador general de Justicia del Distrito Federal.

En el proceso electoral del 2012 resultó ganador por más del 60% de votos, venciendo a BEATRIZ PAREDES RANGEL del PRI-PVEM, a ISABEL MIRANDA DE WALLACE del PAN y a ROSARIO GUERRA del PANAL.

Con esa fuerza electoral, MIGUEL ÁNGEL MANCERA llegó a la jefatura de Gobierno de la ciudad de México en una posición envidiable ya que al encabezar el gobierno de la ciudad más importante de nuestro país, lo convierte en el político gobernante más poderoso del país, después de ENRIQUE PEÑA NIETO.

Esto le permite ser un candidato natural –de la llamada izquierda– a la presidencia de la República.

Sin embargo, esta fortaleza se convierte en amenaza al engendrar –dentro y fuera del partido que lo postuló- una serie de intereses que buscan mostrarlo como pasivo, inepto, torpe y titubeante; todo ello, con el propósito de restarle posicionamiento.

Son muchos sus potenciales enemigos y contrarios; enfrentamientos y fricciones con grupos políticos de las izquierdas son públicos.

Ni qué decir de los notorios actos de deslealtad de algunos de sus cercanos colaboradores.

Quienes la conocen señalan que tal es el caso de TANYA MÜLLER, secretaria de Medio Ambiente del DF, vinculada con la administración de MARCELO EBRARD y, familiarmente, con la esposa de LOPEZ OBRADOR: BEATRIZ GUTIERREZ MÜLLER.

Es importante advertir que uno de sectores más politizados y populistas del PRD, resentidos con MANCERA, es el de BEJARANO-PADIERNA.

Independientemente de otras "fuerzas oscuras", para AMLO, MANCERA es un fuerte adversario y. por tanto, incómodo.

En cuanto a MARCELO EBRARD, es evidente su guerra de descrédito contra MANCERA.

Finalmente, se debe reconocer que las complicidades de intereses continuarán en el intento de destruirlo.