DEL VERBO SER

El país de Nunca Jamás

James Matthew Barrie fue un escritor escocés que dejó su legado al mundo de la literatura y la cinematografía en la novela “Peter Pan” que se desarrolla en una isla fantástica habitada por niños que no crecen y solo existe la diversión y la felicidad. En este país imaginario, además de Peter Pan como líder de los niños extraviados, existen personajes como El capitán Garfio y el cocodrilo responsable de haberse comido su mano, Campanita, un hada, el calamar gigante que tanto teme Garfio, un séquito de piratas seguidores y por supuesto un montón de niños.

Si a esta novela le diéramos vida en nuestro Tamaulipas como el país de Nunca Jamás, dejaría a Usted como responsable  la tarea de asignar los nombres de los funcionarios públicos para el “casting” en la asignación de los personajes, estando seguro que tendríamos muchas coincidencias en el ejercicio.

Todo esto viene a colación porque el informe del Ing. Egidio Torre Cantú, luce a todas luces que se trata de una escena imaginaria que quienes la oímos, observamos y somos protagonistas reales, nos preguntamos si es producto de una broma decembrina o simplemente existe una lejanía entre la realidad y la fantasía que se pretende crear de lo que ocurre en nuestro estado.

Aun cuando no estuve presente en el 4º. Informe del gobernador me entero que todas las reseñas apuntan a que Tamaulipas y la isla de Peter Pan son hábitats idénticos y que nuestras preocupaciones son solamente falsas percepciones.  Resulta que somos en general un estado seguro y de libre tránsito por lo que son figuraciones nuestro temor de transitar por las carreteras y/o en nuestras propias ciudades a cualquier hora del día.

Resulta también que nunca como hoy la abundancia en todos sentidos y en todos y cada uno de sus habitantes está mejor que nunca y que los números micro y macro económicos del estado son resultado de las acciones que se han emprendido para ser y hacer un Tamaulipas fuerte…realmente (y de verdad la pregunta lleva una connotación de profunda sinceridad) ¿es en serio que se toman en serio los funcionarios públicos al hacer en un demagógico discurso de resultados con este tipo de aseveraciones cuando nosotros, el pueblo vivimos una realidad totalmente desasociada a sus datos triunfalistas?

No es esta una columna para repasar los atribulados datos de desempleo, cierre de negocios y deserciones académicas por necesidad de crear fuentes alternativas de ingresos familiares (en el mejor de los casos), ni tampoco una sucursal de los portales o cuentas de redes sociales de las actividades delictivas y de inseguridad provocada por la presencia (a lo mejor atenuada pero lejos de ser abatida) de la delincuencia organizada; sin embargo es de hacer notar que se han invertido muchos miles de millones de pesos en el tema y los resultados azotan nuestra nariz y pareciera que solo azotan a las narices de los ciudadanos, porque los funcionarios proclaman a los cuatro vientos que Tamaulipas es un estado seguro.

Esta ha sido, y pretende SER una columna que apoye en hacer consciencia de lo que está disponible como ciudadanos a partir de participar en hacer que las cosas sucedan en nuestro estado y en nuestro entorno primario.  Pretende que la indignación que provoca la ligereza con la que nuestros gobernantes toman por hecho que pueden vernos la cara dado su mal desempeño disfrazado de datos y noticias imaginarias provoque confrontarnos en nuestra responsabilidad  de cómo lo permitimos y en lo que hay que hacer para girarlo.

Está disponible vivir siempre a partir de la pregunta y no de la respuesta; pregunta que tiene que ver con ¿Qué está faltando de mí?, y desde allí tomar la postura de verme responsable de lo que en mi comunidad ocurre y lo que está disponible en acciones individuales para que lo que hoy sucede tome un giro de nuevas posibilidades.  De alguna manera siempre salta la pregunta: ¿y cómo es que Yo puedo hacer algo para cambiar las cosas?; simple, todo se reduce a ser fuente de crear de manera viral la participación ciudadana en lo más elemental como un derecho y obligación constitucional; salir a votar, ejercer el derecho y defensa de la voluntad que nos asiste las leyes de nuestro país para elegir de manera consciente y basado en un bienestar colectivo a quienes nos gobiernen.

Ha sido mucho tiempo de siempre tener lo mismo y en un formato que raya en lo insostenible que pienso nos tiene hartos y enfadados con nuestras autoridades; ¿cual es la posibilidad de acción ciudadana?; La Alternancia, un modelo de castigo-premio ciudadano que permite ser observado, ser revisado en términos de transparencia y resultados, una posibilidad siempre disponible en cada ciudadano legible a exigir ser escuchado y representado a través del voto emitido; una posibilidad que nos permite enfrentar y confrontar lo que sea necesario para vivir en un mundo real que nuestras acciones lo puedan crear y no en un país de Nunca Jamás, léase Tamaulipas, donde todo es mera fantasía.

Le invito a ser fuente de que Usted, su familia, vecinos, amigos y conocidos encaren la relevancia de SER a través de su voto, (sin importar cuanto invierta el sistema en boicotearlo con crear ambientes adversos para provocar la abstinencia) los responsables de tener lo que tenemos y la posibilidad que significa para el futuro de nuestra descendencia en esta hermosa ciudad, en este maravilloso estado, en este singular y abundante país.