DEL VERBO SER

La nueva ley de Telecomunicación

Con asombro y con grave temor veo y leo la pretensióndel gobierno federal de crear o recrear la nueva ley de telecomunicaciones transgrediendo a todas luces al artículo 6 de la Constitución política de México y de los mexicanos.  Pretender censurar la libertad de expresión a través del internet que hoy por hoy es el único medio efectivo para evidenciar información y hechos para compartir con la opinión pública es para mí el más peligroso atentado a las leyes individuales en lo que a los derechos humamos y sus garantías se refiere.Se habla de que la ley tendía atribuciones para apagar la red a discreción, de censurar contenidos, de espionaje obligando a los prestadores de servicio a guardar información pública para servicio del estado (contraviniendo la política de los Avisos de Privacidad que el mismo gobierno ha promovido), entre otras cosas.Pretenden sustentar esta ley en la “seguridad nacional”……me da la impresión de que no solo no tienen una idea de las gravedad de este proyecto de censura y las consecuencias sociales; sino que no tienen tampoco la idea clara de lo que ha creado (y quienes lo han creado) este fenómeno, y querer tapar las ineficiencias de quienes están a cargo de la administración de la seguridad y justicia en una iniciativa que trasgrede las garantías individualespone en alto riesgo la estabilidad de esta nación.

Como en la columna de la semana pasada estimado lector pregunto; ¿Que está faltando?....¿que falta de nosotros como ciudadanos de este sensacional país?.....¿que esperamos para tomar acción?....pareciera que estamos impávidos, apáticos y contemplativos de lo que hacen en nuestras narices esperando que sucedan las cosas para luego entrar en el proceso de queja que a ningún lugar nos lleva, salvo a mantenernos en un estado de aletargamiento mientras se marchitan nuestras comunidades, nuestros negocios, nuestros patrimonios.¿Seguridad nacional?.....para lo único que serviría apagar la red es para esconder la verdad de lo que ocurre; para maquillar lo que por mucho ha rebasado al gobierno en tema de ingobernabilidad por falta de acuerdos y decisiones contundentes en el tema de la zozobra que viven comunidades en Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila por lo que al norte toca. La retroalimentación que se genera a través de la opinión pública en internet solo afecta e incomoda a quienes están obcecados en tener el control y la razón; a quienes piensan que son poseedores de la verdad y que el poder que ostentan por haber sido “elegidos por el pueblo” les da el derecho de crear este tipo de iniciativas sin ser objetados….por lo que detestan ser confrontados, rayando como consecuencia en intransigencia. Senadores y Diputados de México, entiendo que para que llegaran Ustedes a serlo, la ley electoral no pide que sean eruditos en la materia; les pide que sean representantes del pueblo de México y que solo los asista el sentido común (que pareciera que a veces es el menos común de los sentidos) y el ferviente deseo de defender los derechos de las comunidades que representan.  

Esto es un tema muy grave, es un tema de estructura social, mucho más allá que la tecnología o la economía del país…..los ciudadanos podemos, al menos hasta hoy, expresarnos, manifestaros y ser voz para su agenda legislativa, Ustedes tienen el balón en su cancha, no es factible minimizar la importancia de esta iniciativa que a todas luces es imprescindible rechazar.Habemos muchos mexicanos que genuinamente amamos a nuestro país, mexicanos que estamos dispuestos a permanecer en nuestras comunidades a pesar de vivir en estado de violencia armada, mexicanos que buscamos transformar nuestras comunidades girando sus conversaciones de escases en conversaciones de posibilidad para declarar futuros abundantes y conservar una actitud asertiva como una forma de ser. Le invito a comprometerse a hacerse escuchar, a ser fuente y no solo idea, a participar en favor de la democracia y autodeterminación, a ser enrolamiento de otros a la visión de un sur de Tamaulipas espectacular, a inspirar a otros a adquirir conciencia de las nuevas posibilidades paras sus vidas y tomar acción para crear y también para defender.