DEL VERBO SER

Los efectos de la alternancia

En mi anterior colaboración del mes Octubre comenté de la película la Dictadura Perfecta donde se muestra el poder de facto que posee Televisión Mexicana (léase Televisa) y que se ha mantenido así en los últimos 45 años y cómo es que a través de la percepción creada en su distorsionada forma de comunicar ha logrado sacar de todas las crisis a su socio gobierno.  No mencioné en ese editorial el nombre que su director Luis Estrada la da al proceso de utilizar noticias distractoras de atención para mantener al auditorio (nación) ocupada en otro tema; “echar a andar la cajita china”.

Costosas campañas publicitarias acompañadas actores principales, de reparto, guion y locaciones estratégicas para que el mensaje no solo llegue al televidente sino lograrlo capturar en la nueva historia y olvide lo que ocupa a este pueblo mexicano indignado.  Indignado mientras nos dejamos manipular por información creada, con trama, con final feliz y triunfalista para crear tiempo, el que se requiera, para dar carpetazo o maquillar aquello que está creando un acecho a la ingobernabilidad.  Este es el caso específico de como se está utilizando la intervención del matrimonio alcalde de Iguala donde a ratos hasta el mismo Andrés Manuel López Obrador es actor o las entrevistas puntillantes rayando en lo grotesco de López Dóriga o Adela Micha a la alcaldesa de Matamoros.

Muchas cosas de esta nación están en un “control” cuestionable y no me refiero solo aquello que tiene que ver con asuntos de derechos humanos o inseguridad, sino también en la macro y micro economía de México.  El único control férreo es el de la información real y objetiva que aparentemente los únicos que no sabemos la realidad somos los mexicanos ya que percepción internacional está muy clara que la administración de este gobierno ha sido de mucho ruido y pocas nueces al grado de que los indicadores de confiabilidad de inversión están frenados y a la expectativa.

Estimado lector esta columna, si bien toca temas políticos, siempre tienen la intención de invitar a crear conciencia y ver los resultados de nuestras decisiones y de nuestro bajo compromiso de crear participación social e involucrarnos en la vida político social de este país.  No tiene por objeto la crítica vana del ejercicio de solo hacerla, sino de parar, ver nuestra realidad, elegir si queremos lo que tenemos o elegimos emprender acciones para producir giros que cambien nuestra realidad.

No tiene tampoco la intención de crear un foro de sermón ciudadano por mantenerse ajeno y no pararse como fuente responsable de lo que ocurre; sin embargo si tiene siempre la intención de invitar a lo que está disponible para hacer que las cosas cambien si ese es nuestro genuino deseo sin esperar que alguien o algo más fuera de mí lo generen.

La mayoría de las personas con las que tengo la oportunidad de tocar temas de este corte contestan: ¿pero qué puedo hacer yo?...¿cómo es que una acción individual puede generar un cambio ante un sistema que se ha mantenido por más de 80 años?....ALTERNANCIA contesto.   Para mi sorpresa en muchos casos asienten con ello o están alineados con esa idea, sin embargo le puedo decir que mientras no llevemos la alternancia a la acción (esto a través de ejercer el voto como un acto por encima de la importancia de respirar) y ver el resultado de ejercer la voluntad del  pueblo, seguiremos en un círculo vicioso que nos llevará a resultados iguales o peores; dada la experiencia.

Le doy a Usted datos duros y que son localizables en internet, al menos en Tampico; en las elecciones pasadas del 7 de Julio de 2013 tuvimos un porcentaje de votación respecto al padrón por debajo del 50%.  En las colonias donde no se entregan “estímulos” de asistencia social apenas alcanzaron el 40% de participación aludiendo a la lluvia que ese día propinó a la zona el dios Tláloc o a la inseguridad.  Y dígame Usted: ¿Qué tenemos hoy? ¿Está Usted contento con lo que tiene?¿están creadas las condiciones y oportunidades que le ofrecieron por el voto que otorgó? Al final del día ¿valió la pena no mojarse? ¿Hubo disturbios que pusieran en riesgo de muerte mi vida?.....creo que por mucho, no.

La alternancia es una posibilidad; ¿hay garantía? Ninguna; pero al menos tenemos la posibilidad de crear algo nuevo, algo distinto y morir en el intento o morir en la resignación en la que hemos estado como sociedad por tantos años.  Vivimos en la promesa rota y en el compromiso conveniente de quienes han hecho carrera política para vivir cómodamente del presupuesto de gobierno sosteniendo lo insostenible, corrompiendo buenas intenciones por necesidad de sobrevivencia, que al final del día solo dejan el desprecio y el destierro.

Le invito a ver hacia adentro de su conciencia este tema, le invito a tomar el riesgo de lo desconocido, le invito a ponerse vulnerable y ser visto, a levantar la mano, la voz y la voluntad para crear sociedades en acción y participación ciudadana que nos mueva a ser icono e inspiración a otras comunidades de este país, para desde aquí, si desde Tampico, iniciemos el giro global de México.