DEL VERBO SER

El Caballo de Troya

OcLos que saben de historia universal no terminan de ponerse de acuerdo si el caballo de Troya es una creación mítica o la posibilidad de que pudiera realmentehaber existido y fuera una máquina de guerra transfigurada por la fantasía de los cronistas.  El caballo de Troya fue un artilugio con forma de enorme caballo de madera que se menciona en la historia de la guerra en contra de los troyanos y fue usado por los griegos como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada considerada como invencible.

Los griegos obsequiaron a la ciudad de Troya esta enorme estructura de madera en donde se alojaron en su interior varios guerreros que ya dentro de la ciudad salieron de su escondite para matar a los vigías y custodios de las enormes puertas de acceso a la ciudad y abrirlas para permitir la entrada del ejercito griego y conquistar y someter a los troyanos.

En la historia política nacional el partido en el poder ha creado a través del tiempo diferentes caballos de Troya con el objeto de penetrar en la democracia mexicana y mantenerla desactivada para tener control de los votos emitidos.  Estos artilugios comenzaron a verse en 1986 con la creación del Partido Verde Ecologista que desde su creación han operado en alianza o en mancuerna; el PRD que con Cuauhtémoc Cárdenas en 1988 emerge de la combinación de varios partidos de izquierda y se coloca como la tercera fuerza política de México.

Para no hacer largo el cuento, El PT en 1994 y el PANAL en 2005 cierran el círculo de los caballos de Troya que ha utilizado para hacer las combinaciones necesarias para mantener el control, jugándole el dedo a la democracia mexicana.  El Partido oficial habiendo nacido en 1929 como Partido Nacional Revolucionario (PNR), se renueva y cambia sus siglas PRI en 1945 a sólo 6 años después de que nace el PAN en 1939 y comienza a sentir pasos en la azotea.

A partir de 1986 comienza el vacile de las coaliciones, casi todas en su mayoría del PRI con otros, siempre buscando votos adicionales para compensar los que ha ido perdiendo a través del tiempo y del deterioro de su imagen y los resultados de su gestión.  Para 2015 se han agregado 3 partidos más; Humanista, Encuentro Social y Morena, con los que suman 9 partidos que teóricamente buscan sus votos en mercados electorales en las mismas condiciones de competencia.  La verdad es otra y usted sabe y ha vivido la realidad.

Hoy son 3 fuerzas políticas las que tienen la presencia real en los congresos; pienso que los demás son más comparsa que una causa genuina y pienso que trabajan para el partido oficial, ya sea en coalición o en la resta de votos de otras corrientes para permitir que el voto duro, sobre todo el movilizado (acarreado), opere de manera inafectable a sus estadísticas electorales.  Con todo y todo ha perdido tanta credibilidad el sistema que ha diseñado y agregado una nueva versión al concepto del caballo de Troya con dos modelos:

El primero es una campaña publicitaria de que TODOS los partidos son igual de corruptos e impunes; igual de malos, buscando con esto el desencanto popular que motive el abstencionismo a través de la anulación del voto o simplemente el no emitirlo(lo cual le deja el camino abierto para operar su voto duro a voluntad); el segundo, han comprado con dinero y contratos a figuras emblemáticas en los partidos de oposición para desde adentro de su comunidad de corriente política provoquen división y más terrible que eso, provoquen la selección de candidatos débiles o corruptibles para declinar a una candidatura o simplemente para hacer la pantomima de hacer campaña fingiendo, traicionando a los militantes y creando con esto ruptura de la estructura interna.

Estos nuevos caballos de Troya son armas diabólicas y efectivas que se infiltran, contaminan y enferman la mística y pasión por crear la democracia.  Son seres malvados, que vestidos de ovejas y con la bandera de apoyar militancias, crean grupos de división y que solo buscan una tajada de los dineros que escurren en temporadas electorales para beneficiarse de manera individual.

No hay mal que dure 100 años…..(se ve y se escucha un pueblo harto y determinado a levantar la voz, a crear el cambio, a poner un alto al modelo vetusto, obsoleto de regalar espejitos en tiempos electorales a cambio de la tarjeta de elector.  El voto acarreado o inducido decrece y preocupa al monstruo)…..ni un pueblo que lo aguante; México no es la excepción.