VENTANA ABIERTA

Los talleres de teatro locales, ¿son sólidos?

Un taller de Teatro debe ser un refugio que guarde celosamente su intimidad del intruso ocasional, que se prevenga de los chavos que buscan experiencias “fuertes” y curiosidades ñoñas, de los impostores sin qué hacer.
Un taller de teatro debe ser más que un templo porque ahí el actor debe encontrar comprensión de la realidad de los problemas con los que se enfrenta en su cotidianidad y en su labor. El éxito local, por ejemplo, puede ser su propio enemigo y alimentarse de sus propias entrañas. El talento se agota a sí mismo si no hay disciplina y pasión por el trabajo creativo.
Algunas veces el actor puede que  sepa lo que hay que hacer exactamente en el escenario,  pero no puede llevarlo a cabo. Otras veces sabe que algo anda mal con su personaje, pero no se imagina lo que es. A veces, no tiene ni la menor idea de lo que significan todos estos problemas,  porque normalmente aquí, no se trabaja para largas temporadas, más bien, en los talleres de las universidades privadas, se trabaja para una sola representación y en las públicas, salvo alguna excepción, igual, entonces, ¿Cómo puede evolucionar en esas condiciones un grupo de actores en su trabajo?
 Otras veces el actor, si tiene la fortuna de alcanzar una temporada larga,  se enfrenta con la tarea de repetirse una noche tras otra, y, a las 7 de la tarde,  cuando se va a abrir el telón,   de repente no  se percata de que está anticuado, forzado, mecanizado y haciendo de su trabajo   un manojo de amaneramientos y sobre ilustraciones estúpidas.
Sólo el actor se enfrenta con la incertidumbre, con la ansiedad, con los frustrante momentos de dificultad en los que se pregunta si puede volver a crear, utilizándose sólo a sí mismo, lo que la profesión de actor le demanda función  tras función. Aquí, después de una temporada larga algunos  talleristas se “aburren”.
En  La Comarca Lagunera estamos pagando los platos rotos de un banquete al que no fuimos invitados la mayoría de los que nos dedicamos al teatro.


lonxedaterra@hotmail.com