VENTANA ABIERTA

El sistema somos todos

No cabe duda de que  para que la corrupción sobreviva, necesita de una ciudadanía ignorante y ajena a los intereses del Estado, de tal manera que no pueda conducir al país hacia una sociedad más moderna, justa y solidaria. En un aislamiento perceptible, marcado por el individualismo financiero, a los ciudadanos  ignorantes, desinformados y o desidiosos no les ha quedado de otra que sumarse a una sociedad civil  inmadura que produce dirigentes que en muchos lugares mantienen a México atrapado en la corrupción.Uno de los pilares más firmes de cualquier democracia es la igualdad de oportunidades ante la ley.  Se  ha beneficiado a los clanes financieros para enriquecerse especulando,  para reforzar a un círculo voraz que  mantiene alianzas con los medios de comunicación para anestesiar a la opinión pública o aniquilar al contrario. Todo ello ha crecido. La peor de las perversidades se está manifestando con  el asunto  Ayotzinapa. La atrocidad más mala de la gente mala, dijo Gandhi, es el silencio de la gente buena. De acuerdo.El sistema somos todos, tanto los que cuentan dentro de él como los estructuralmente excluidos del mismo. Hoy se está “dentro”, mañana, tras un despido, se puede estar fuera. ¿Qué es entonces lo que está obstaculizando la construcción social  en la nueva escena de la política mexicana? Lo que nos permite ver este contexto actual  es el rostro verdadero de la crisis a la que nos ha conducido el sistema económico neoliberal,  desenfrenado y brutal, que trata a los pobres como autómatas esclavizados. Estamos pagando los platos rotos de un banquete  al que la gran mayoría no fue invitada y cuyos costos sociales recaen sobre las clases más vulnerables. Así pues, se plantean más interrogantes que respuestas a la actual crisis nacional.La indignación de hombres y mujeres que con los crímenes, el abuso y la corrupción se han  sentido violentados, está revelando que se pueden unir contra la intriga y el engaño. Las calles y las plazas públicas despiertan   porque, a pesar de todo, se tienen perspectivas utópicas llenas de esperanza y  de valores. 


lonxedaterra@hotmail.com