VENTANA ABIERTA

NO rotundo a las corridas de toros

La “Fiesta” Brava”, herencia de otro pueblo inhumano y atroz con los animales, como es el español, ha servido para exhibir parte de nuestro proceder con los animalesAl toro, el animal totémico, se le tortura en las corridas hasta el límite de sus fuerzas, desde el banderillero que le clava los aguijones de acero, pasando por el rejoneador que a base de puyazos castiga a la bestia hasta hacerla sangrar y ceder ante semejante persecución y suplicio; terminando con el espeluznante espectáculo salvaje y, si el animal tiene suerte, el matador le atraviesa con una espada su maltratado cuerpo.

Pertenecemos a un pueblo cruel, que se desquita de sus desgracias con quienes están más próximos a él y a su servicio.

Me impresiona el incomprensible  castigo que el hombre infringe a los animales que usa y maltrata. Basta con observar a las mulitas que jalan de una plataforma de madera con neumáticos por las anchas avenidas de nuestra ciudad, librando semáforos, sorteando autos último modelo  a gran velocidad y la imprudencia de quienes se las topan en su camino.

Las mulas, con sus pasitos cortos, su valor, se han dedicado siempre al ser humano, que con frecuencia es su injustificable enemigo.

La mula cumple con muchos oficios en nuestra comarca: Fue básico su trabajo en la agricultura, antes de la mecanización del campo; sirvió como transportista de Torreón a Lerdo, fue cartero, bombero y compañera de fatigas del campesino.

Algunos de los choferes de los carritos de mulas que deambulan por nuestra ciudad, me platicaron alguna vez  que les mantienen abierta una llaga para manejarlas con un palo, hurgando en la herida. Es la cultura de la violencia. Ni caso tiene comentar las peleas de gallos, de perros y de “humanos”.

La violencia eleva el nivel de audiencia en los medios de comunicación, da dinero.

La ética en este sentido es relegada a letra impresa.

Es necesario recordar que absolutamente todos, animales racionales e irracionales, somos herederos de Dios y, por lo tanto, dueños por igual de la vida en este planeta. 


lonxedaterra@hotmail.com