VENTANA ABIERTA

El proceso del teatro (I)

¿Cómo hacer para encauzar hacia el teatro a un gran sector de la población que lo desconoce?  Solamente abriendo de alguna manera las puertas de su conocimiento, ya que el arte teatral, es un hecho muy diverso y completo porque es el resultado de un esfuerzo artístico conjunto, de muchos y para muchos,  en el que todos, creadores y público receptor, deben participar.El teatro verdadero nunca ha pretendido ser “pasatiempo” de nadie, sino todo lo contrario, mover de su inercia, de su posible indiferencia, a un público capaz de apasionarse, el que  quiere hacer vivir el tiempo, sacudir al espectador, a aquel que se acerca al grupo de actores y pregunta, ¿Cómo podría pertenecer a su compañía de teatro? A esas personas hay que abrirles las puertas y aceptarlas y contarles para qué y por qué nos dedicamos a este tipo de teatro. Si a esas gentes  que se acercan les contamos las reglas del juego y conseguimos despertar su interés, poco a poco entrarán en un complejo y apasionante proceso creativo en donde la disciplina, el trabajo en equipo, el estudio y la práctica, harán de ellos unas personas más preparadas y sensibles al mundo que nos rodea.Uno de los más serios pro-blemas con los que se enfrenta el teatro es el que forman quienes lo orientan únicamente como negocio y anteponen lo comercial a lo artístico. Son aquellos administradores que desdeñan a un buen actor  sustituyéndolo por personal complaciente  porque su notoriedad momentánea, venga de donde venga, aumenta la taquilla. Esta clase de productores, y los conozco muy bien, son quienes, en general, promocionan innecesarios montajes caros y espectaculares con el fin de sorprender, de apantallar incautos para ganar más dinero. Son esa misma caterva de productores quienes se aventuran a vetar actores  o técnicos que cuestionan los sueldos o los cortes de textos o escenas en sus “adaptaciones”. Son los  que muchas veces manipulan las subvenciones  públicas, quienes se cuelan como el polvo en  los laberintos del poder. Por eso, el Estado, es pieza clave y responsable   del desarrollo teatral en México. 


lonxedaterra@hotmail.com