VENTANA ABIERTA

El proceso del teatro II

La atención y respeto del hecho teatral causa varios efectos: el más significativo es la necesidad de una protección estatal a ese teatro no comercial ni complaciente que se origina en menor cantidad que el  teatro  que producen quienes lo orientan únicamente como negocio y anteponen lo comercial a lo artístico. Sería necesario que  el teatro, como vehículo de cultura que es, disfrutara de una subvención que permitiese preservar el patrimonio intangible que significa el sostener dignamente a las compañías de repertorio que aspirasen a continuar  trabajando en esa orientación de no desaparecer de ninguna manera. El Estado no debe ni puede desinteresarse de lo que suceda con el teatro, de la misma manera que no puede desinteresarse de la enseñanza. Este criterio es el que nos tiene que hacer reflexionar y considerar al teatro como un servicio público,Estamos conscientes de que se trata de una actividad cultural que genera un producto cuya demanda es muy inferior a la oferta. ¿Cómo podría enfocarse una gestión administrativa  eficaz en ese sentido? Principalmente, desarrollando nuevo público, ajeno actualmente al teatro, en las escuelas, universidades, centros de trabajo,  generando grupos nuevos en las casas de la cultura, buscando nuevas formas de publicidad y difusión para informar y atraer a ese público potencial al que queremos llegar. Si seguimos estancados por falta de iniciativas y protección, seguiremos obteniendo parcos resultados. Cualquier tipo de teatro gestionado por los promotor@s de siempre, solo se conseguirá hacer el teatro de siempre, con un tinte de esnobismo quizá, y, por lo tanto de mayor frivolidad, complacencia y superficialidad.El Estado debe de contribuir más activamente a convertir al espectador de cliente en colaborador activo. Necesitamos con urgencia una facultad de arte dramático en Coahuila. Si nuestros planes de enseñanza no abarcan en absoluto la iniciación al teatro de las nuevas generaciones, el teatro en nuestra entidad, o en nuestra comarca, tendrá sus días contados y los grandes y bellos teatros que tenemos en Coahuila serán espacios muertos para los teatristas locales y solo tendrán vida cuando arriben a ellos  las compañías que llegan de fuera. 


lonxedaterra@hotmail.com