VENTANA ABIERTA

Tres normas para curar la enfermedad

El preámbulo de la carta de la organización Mundial de la Salud (OMS) afirma: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Todos los seres humanos, estamos hechos de carne, huesos y sangre. Es incuestionable y evidente que nadie puede evitar caer enfermo en un momento u otro de nuestra existencia.

Es interesante analizar  la perspectiva budista de la enfermedad, porque para el budismo, la enfermedad no puede destruir la felicidad, (a no ser que la persona lo permita) y, como llevamos inherente la causa de la enfermedad, la solución básica a  la enfermedad también la llevamos dentro. Es importante tener esto presente.

Del mismo modo, el budismo enseña que poseemos la capacidad no solo para “transformar el veneno en medicina” sino también para cambiar lo negativo en positivo y, con esto, se puede superar el sufrimiento de la enfermedad, el de la vejez y el de la muerte.

Helen Keller, (1880-1968), la escritora norteamericana, activista y oradora que nació sorda y ciega, escribió en su autobiografía La historia de mi vida: “Todo tiene sus maravillas, hasta la oscuridad y el silencio, y aprendí a comportarme con eso, cualquiera que fuera la situación  en que me encontrara”. De la misma manera, la verdadera felicidad no es solo la ausencia de problemas, sino un estado de vida interno que nos permite enfrentarnos a los obstáculos que nos topamos para llegar a la felicidad, porque la salud no es solo la ausencia de enfermedad.

El conocimiento que conduce a la iluminación nos muestra la fuente de la sabiduría y la fuerza vital necesaria para salvar cualquier dificultad, sin que esto signifique renunciar a la medicina actual. Nichiren Daishonin, (1222-1282), sugirió tres normas para curar la enfermedad: 1.- Ver a un buen médico. 2.-Recibir buenos medicamentos y 3.-Ser un excelente paciente (se refiere al estado vital interior, a la oración,  que nos permite encontrar al médico adecuado y buscar la fuerza vital para que el medicamento funcione.)Es la visión científica: unidad de mente y cuerpo.


lonxedaterra@hotmail.com