VENTANA ABIERTA

Es la hora del ecologismo

Si los humanos siguen dedicados a la ambición de acumular productos materiales en ciertas partes del planeta a costa de desertizar la mayor parte de su superficie y agotar los recursos naturales, las actuales crisis de los energéticos y de la producción de alimentos, desembocarán en una hecatombe que amenaza ya con extinguir la vida de la especie y quizás la del planeta mismo.
El actual nivel de consumo de energía está elevando las temperaturas del mundo hasta derretir por completo (esto está ocurriendo ahora) el hielo polar con la consiguiente catástrofe que acabará, si no empezamos a ser activistas ecológicos ya hoy, con la vida en la tierra.
La ecología como ciencia apunta a soluciones radicalmente antineoliberales y anticapitalistas: Respeto al medio ambiente frente a la masificación industrial y al crecimiento de la mancha urbana; mantenimiento del equilibrio biológico frente a la acumulación de capital; ahorro en los recursos naturales frente al despilfarro consumista: permanencia frente a moda; valor de uso frente a valor de cambio; calidad de vida frente a productividad; satisfacción frente a rendimiento; serenidad frente a puntualidad cronométrica.
Todos los valores neoliberales y aún de la social democracia, quedan ecológicamente conceptuados como obstáculos a la supervivencia humana. Por ejemplo, ¿sabemos que el efecto fracking es una técnica novedosa para extraer gas del subsuelo? ¿Por qué en México la gente ni siquiera ha escuchado ese término?  El efecto del fracking es tan grave que contamina los mantos friáticos, manantiales, ríos y lagos, y el agua se vuelve literalmente explosiva, produce cáncer, daño neurológico, renal, hepático y enfermedades difíciles de diagnosticar porque las compañías  petroleras no están obligadas a decir qué componentes químicos usan para la extracción de gas. El fracking o fractura hidráulica arruina de manera irreversible el suelo agrícola y causa afecto definitivo destructivo a los bosques  acelerando el cambio climático global.
¿Qué hacer para avanzar el lento paso que con respecto a este tema llevamos en México? Aquí está la alternativa decisiva que separa la ecología como ciencia recuperable, del ecologismo como militancia progresista, humanista y revolucionaria.


lonxedaterra@hotmail.com