VENTANA ABIERTA

La defensa de las propias convicciones

Es urgente  tener la receta para curarnos de la apatía, la murmuración, el chisme, la queja, el derrotismo, y la doble moral que está infiltrada en nuestra sociedad; para aliviarnos de esa actitud pusilánime con que muchos defienden valores en los que disimuladamente creen; de la indiferente desconfianza hacia los demás; de la viscosa confusión que envuelve las relaciones con la política, con la ética y con el objetivo de la propia vida,  la fórmula para remediarnos de la falta de sentido crítico para lo palpable, perceptible y esencial,  ensombrecida por la persistente descalificación ante lo demostrativo con que pretendemos defender nuestra indolencia y dejadez  que nos ha conducido al sometimiento incondicional a los jefazos en turno.

Tratamos de justificar nuestra pereza y falta de participación en la comunidad negándonos a admitir que en esto reside también la corrupción.

Se dice y se repite que no vale la pena luchar por acelerar el proceso de cambio en nuestra sociedad  con el pretexto de que unos cuantos de los que ejercen el poder, roban a manos llenas el dinero que pasa por sus manos, como si fuese una fatal enfermedad o un karma inmutable para los mexicanos. 

Nos han educado para obedecer o para desinteresarnos de todo cuanto ocurre fuera del ámbito personal, lo que nos sitúa al margen de la sociedad en que vivimos.

Y en lugar de mantener el espíritu crítico y actuar en consecuencia, no hacemos sino sumirnos en el desánimo, lloriqueamos y dejamos de creer en la  parte luminosa de la condición humana que a fin de cuentas es la nuestra.La prescripción es, pues, la defensa de las propias convicciones.

Es hora de que seamos firmes en la lucha por salvaguardar y desarrollar la fuerza vital que se estimula a través del discernimiento defendiendo con coraje a la verdad.

La fuerza vital de la mayoría no busca el mando, solo es cuestión de exigir para poder participar de una manera plena en los asuntos que a todos nos atañen.  Esto solamente se manifiesta y se logra a través del amor, del trabajo y del conocimiento. 


lonxedaterra@hotmail.com