VENTANA ABIERTA

En el aniversario luctuoso de Mayakovski

El 14 de abril de 1930 Vladimir Vladimirovich Mayakovski  se pegó un tiro en la sien, a los 37 años de edad. Había nacido en la República de Georgia el 7 de Julio de 1893.
Todavía adolescente, participó en actividades revolucionarias y fue uno de los principales portavoces  de la revolución estético-literaria que nació con el Siglo XX. Perteneció al mismo círculo que los pintores Malewitch y Rodjenko, el cineasta Eisenstein, el dramaturgo Meyerhold y los músicos Shostakovich y Prokofiev. Suscribió con su firma el manifiesto futurista “Una bofetada al gusto público”.
Como poeta, sin embargo, nunca quiso divorciarse  de su pueblo y empleó un lenguaje coloquial, “antipoético”, construido con imágenes insólitas y  de rimas extravagantes, recreador del léxico y la sintaxis, lleno de un lirismo épico a la vez individual y social. Sus estrofas, cortas, perturbadas y palpitantes, frecuentemente están construidas con versos conmovedores y apasionantes.
Su temperamento inquieto encontró en la Revolución  Soviética de Octubre el clima adecuado para expresarse. Fundador del Frente de Izquierda del Arte, cantó apasionadamente la ideología bolchevique en “Oda a la revolución”, “La guerra y el universo”, “Vladimir  Ilitch Lenin, el hombre”, “A plena voz” etc. Criticó irónicamente las costumbres pequeño-burguesas de su tiempo  (“Misterio bufo”) en sus obras dramáticas y también con sátira e ironía señaló en la obra “Casa de baños” el burocratismo que poco a poco se iba enseñoreando  del nuevo régimen.
Toda la obra de Mayakovski puede considerarse también, como un ardiente canto al amor loco que sintió por su camarada y amante  Lilí Brik, actriz, bailarina y escultora. Según ella, Mayakovski amaba frenéticamente la vida en todos los sentidos. Amaba la revolución, el arte, el trabajo, a las mujeres; amaba el peligro, el aire que respiraba; su maravillosa energía superaba todos los obstáculos. Pero sabía que no podía vencer a la vejez. El poeta, en una ocasión escribió; “El suicidio no se lo aconsejo a nadie”. El 12 de abril de 1930, dos días antes de morir, escribió una carta de despedida titulada “A todos”. Toda su obra es lectura altamente recomendable.


lonxedaterra@hotmail.com