VENTANA ABIERTA

Trabajo mata grilla (3)

No es ninguna novedad lo que constantemente repetía en clase Ludwik  Margules:

  “El maestro de actuación debe tener amplios conocimientos de literatura, estilos, modos del comportamiento humano, filosofía, historia de las ideas, tener tal capacidad para conmocionar al alumno y obligarlo a ver con otra perspectiva el fenómeno de la existencia”. Aquí vemos a gente que no tiene vocación de maestro, sumergidas en el proceso de la enseñanza. No se está hablando de falta de inteligencia o talento sino de que quienes enseñan en la comarca, salvo raras excepciones, no saben enseñar la forma imperceptible de lo que es un método de actuación o  de una Metodología de la Dirección Escénica. En palabras de Sartori “Los seres humanos estamos depauperando hoy nuestros procesos de entendimiento. En este momento por falta de experiencia y conocimientos, el hombre está viendo, ya no está imaginando”,  y esto, es catastrófico para un arte como el teatro, porque el actor para construir su personaje requiere de la fuente de su imaginación que a su vez se alimenta con la literatura, las artes plásticas, etc.

En La Laguna, no hay una preparación profunda para el actor, simplemente hay más buena voluntad y diligencia que otra cosa.  Por mucha afición que se tenga para la Medicina, hay que cursar la carrera, aquí y en China.

Un taller debe ser un refugio que guarde celosamente su intimidad del intruso ocasional, que se prevenga de los chavos que buscan experiencias “fuertes” y curiosidades aventureras, de los trepadores, de los desleales sin qué hacer.

El éxito local, por ejemplo, si es que alguna vez llega, puede ser su propio enemigo y alimentarse de sus propias entrañas. El talento se agota a sí mismo.

A veces,  el actor  no tiene ni la menor idea de lo que significan todos estos problemas porque comúnmente en Torreón  no se trabaja para largas temporadas, más bien, en los talleres de algunas universidades  o teatros locales, se trabaja para media docena de representaciones cuando mucho. ¿Cómo puede, entonces,  evolucionar en esas condiciones un grupo de actores en sus talleres? (CONTINUARÁ)


lonxedaterra@hotmail.com