VENTANA ABIERTA

Reflexiones sobre la familia

La familia ideal, tal y como yo la pienso, es una especie de comuna, como aquellas que surgieron durante los primeros años del cristianismo o a finales de la década de los sesentas; un grupo de individuos que viven bajo el mismo techo, que funcionan coordinados con el mundo exterior con el que están vivamente en contacto. Es un conjunto de personas que sienten, piensan unidos y están  identificados. Creo que esa es  la clave: pensar unidos.Observando a tantas familias disfuncionales a mi alrededor,  pienso que lo que les ocurre es que, aunque se quieren mucho viven ofuscadas, insatisfechas,, orgullosas o soberbias, y que  a la hora de comunicarse son incapaces de pensar en conjunto, unidos. (Me refiero a pensar de verdad, con profundidad y análisis). Este argumento creo que es fundamental , el que ese conjunto de sujetos  o comunidad llamado familia, se comunique intensamente con el mundo exterior, que se preocupe por los demás, que conozca o intercambie ideas y conocimientos con la sociedad que les rodea. Claro que esta sociedad en donde se genera esta disfunción a la que refiero, no siempre es lo que debería  ser y las personas que la conformamos no todos han tenido la oportunidad de instituirse ni de desarrollarse hasta poder pensar por sí mismos y tener esa libertad que solo otorga el conocimiento: la posibilidad de discernir y actuar, por ello gran parte de la sociedad es un desastre, porque la ignorancia hace que los pueblos sean fácilmente manipulables, fácilmente vulnerables. Estimo que la familia puede ser buena o mala según en la sociedad en la que se dé. En una sociedad más justa, el trabajo y su producto estará mejor repartido y la familia aparte de madurar,  será más feliz y fructífera. Quiero creer que llegará un día en que las cosas serán distintas y por lo tanto existirán condiciones mejores para dar el impulso necesario a las materias humanísticas y a las bellas artes, ya que esta formación debería empezar en la familia. 


lonxedaterra@hotmail.com