VENTANA ABIERTA

Mamá Rosa, y otras tormentas

En 1989, la  compañía productora francesa  “Ultrafilms”, en la Ciudad de México, me contrató para producir  un documental sueco, “Front-line”,  que trató sobre la prostitución infantil en América Latina. Un sacerdote con el que  contacté,  me informó que en el Distrito Federal  había varios lugares que podrían servir para el rodaje. No le creí, pero cuando hice el scouting por el centro de la ciudad constaté que lo que me  había relatado,  era cierto: entre las ruinas que había dejado el terremoto de 1985, adosadas a la Iglesia de Santa María la Redonda, vivían niños que ejercían la prostitución en la Plaza Garibaldi.  Buscamos entre los escombros que servían de vivienda a estos pequeños que oscilaban entre los 5 y 14 años de edad. Dos del grupo nos siguieron hasta  la madrugada, Fernando, de 9 años y Paco, de 5, mientras  trabajamos en aquel  lugar.  Conmovido, le comenté a una amiga actriz  la necesidad que tenía de ayudar a esos dos pequeños. Ella, entonces, me dio la dirección de una especie de hospicio que había en Zamora, Michoacán, dirigido por una especie de monja a la que le llamaban “Mamá Rosa”. Trasladamos hasta el lugar a los dos menores equipados de ropa, calzado, toallas, sábanas, enseres de baño y una cantidad de dinero superior  a la que la monja  solicitó.  Semanas después encontramos a Fernando y a Paco sentados en la banqueta de nuestra casa, esperándonos. ¿Quiubo niños, qué hacen aquí? Relataron entonces, hace 25 años, lo que ahora confirma la Secretaría de Gobernación en los medios: Robo, prostitución, drogas, abuso sexual, violencia, promiscuidad.  Fernando y Paco asintieron que  se les condujera a otro hospicio en San Juan, Teotihuacán, dirigido por un sacerdote que resultó espeluznantemente infame.Los niños, finalmente fueron aceptados por un orfanatorio público en la ciudad de Puebla.Princesa  Poniatowska, Sr, Meyer, Fox, Cardenal Norberto Rivera y periodistas que les acompañan; a la luz de sus comentarios, la sociedad les exige   una  rigurosa investigación. Sr. Murillo Kaharam, ¡Bravo!  Por la averiguación y por los tompiates. Esto apenas empieza.


lonxedaterra@hotmail.com