VENTANA ABIERTA

Derechos civiles para todos

En relación a un artículo publicado en un periódico de Saltillo el pasado tres de octubre, al que se tituló “matrimonio Gay: ¿Correctitud Política o Diálogo Democrático?”, debo decir al columnista que  me ha sorprendido el planteamiento en contra del Gobernador Rubén Moreira Valdés, en el que se le ataca por la forma en que fue promulgada  la ley  que  reconoce las uniones matrimoniales de personas del mismo sexo y los derechos inherentes al matrimonio, como el procrear u adoptar hijos, entre otros. Como coahuilense y homosexual, me siento muy orgulloso de que nuestro Estado se haya transformado en la “primera entidad del país que busca otorgar seguridad social y jurídica a personas y uniones del mismo sexo”.La democracia es sobre todo y ante todo el respeto irrestricto a las minorías,  y que, además, en la columna, se deja de lado el artículo primero de nuestra  constitución en donde  se declaran los derechos humanos. Permíteme, amigo columnista, contradecirte, el Congreso Local y el ejecutivo nos representan a  todos los coahuilenses porque la gran  mayoría que fuimos a votar en las elecciones, les otorgamos ese poder por medio del sufragio, por lo tanto,  yo no observo, como tú lo haces, ninguna imposición por parte del Gobernador. Tampoco veo porqué los derechos humanos de las minorías tengan que ser consensuados con las mayorías si existen leyes al respecto aprobadas por los representantes de la población.Los opositores que tu citas como los más evidentes a Rubén Moreira y a esta ley que nos da igualdad jurídica y dignidad a los homosexuales y lesbianas de Coahuila, “como son la Iglesia Católica, las Comunidades Cristianas, el empresariado, los partidos políticos (no priístas) y las instituciones educativas y privadas”, resultan, en conjunto, (salvo las excepciones que confirman la regla), la parte más retrógrada, oscurantista y  reaccionaria de nuestra sociedad desde siempre, pero fundamentalmente evidenciadas en el Siglo XIX. Este nuevo estilo de gobernar de Rubén Moreira Valdés, le confiere el estatus de político humanista, innovador y progresista.Todo lo demás que señalas es buscarle las mangas al chaleco. 


lonxedaterra@hotmail.com