VENTANA ABIERTA

Control y seguridad

Con mayoría en el Senado se aprobó la reforma a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos para permitir que agentes de migración y de Aduanas de Estados Unidos y otras naciones puedan actuar armados en México”.

El título de la nota está muy sesgado y falto de claridad para encender los ánimos patrioteros.

Los agentes pueden portar armas dentro de los recintos aduanales conjuntos, tanto del lado mexicano como norteamericano de la frontera, los de México en un recinto norteamericano y los de Estados Unidos en un recinto mexicano, en la frontera.

Sin embargo, la nota  citada, me permite compartir  la siguiente reflexión: El consumismo neoliberal va secuestrando paulatinamente muchas de las libertades elementales de los ciudadanos de las llamadas “democracias liberales”.

Es una extraña contradicción la de que estas libertades vayan cayendo una a una gracias a las dudosas defensas efectuadas en su nombre.

Es una extraña contradicción porque lo que precisamente argumenta el “ideario liberal” es la defensa de las libertades individuales como fundamento legal y moral de la sociedad.

Entonces, uno se preguntaría, ¿qué tipo de libertad es la que se defiende cuando se habla de seguridad? ¿Por qué parece hoy materia de consenso que es preciso un aumento creciente de sacrificios de derechos y libertades en nombre de un nuevo derecho rector como se nos dice que es el derecho a la seguridad? Parece ser que algo en las democracias liberales las está carcomiendo desde su interior que puede resumirse en la profunda tirantez interna entre libertad y seguridad, una potente dificultad de difícil solución que se enmascara con conflictos de baja intensidad, al acecho y captura de enemigos internos y externos.

El control y la seguridad, términos cada vez más presentes en la descripción de nuestra vida cotidiana, se están transformando en los dos polos de una trascendental constante de las dinámicas sociales, sustentadas en el miedo, que a su vez, genera una verdadera ideología del temor.

La utilización autoritaria de estos principios crea sociedades despolitizadas y temerosas como la nuestra, y ahí sí, todos tenemos una enorme coresponsabilidad. 



lonxedaterra@hotmail.com