VENTANA ABIERTA

Agosto, mes del adulto mayor

La presencia de un mayor número de adultos mayores depende del progreso de la ciencia médica que ha dado como resultado un aumento de la expectativa de vida y, por otro lado, la constante disminución de los índices de natalidad.

Las llamadas enfermedades de la tercera edad son aquellas que están relacionadas con las con las alteraciones progresivas e irreversibles del tiempo y que van en aumento al final de la vida. Aunque todas las enfermedades pueden ser padecidas por el adulto mayor, sabemos que durante la tercera edad se presentan unos padecimientos más frecuentes que otros. Es una achaque multifactorial.

La arterioesclerosis es la enfermedad más frecuente en la vejez y puede manifestarse en cualquier localización. La manera más inteligente de luchar contra ella es prevenir los factores de riesgo, como el aumento de grasa en la sangre, sobre todo, de colesterol y triglicéridos, el aumento de la presión arterial, la obesidad, el estrés, la vida sedentaria, el cigarro, el alcohol, la diabetes y el ácido úrico.  Igualmente, entre los padecimientos más frecuentes, están  los traumatismos, que producen fracturas con una extraordinaria frecuencia, debido a la osteoporosis, (que es cuando por la edad,  disminuye la masa ósea), siendo ésta la causa de que en los longevos se produzcan tantas fracturas.

Es durante la tercera edad cuando se desarrollan neoplasias (tumores), cuya incidencia, suele ser muy alta. Los trastornos mentales, (demencia senil), la malnutrición, etc. son factores que juegan un papel fundamental en la salud de los ancianos. La senectud  es multifactorial, es decir, coinciden varias enfermedades en una misma persona. La sintomatología es de lenta progresión y si a esto añadimos que los familiares suelen banalizar y quitarles importancia a las molestias, el diagnóstico se presenta en ocasiones muy difícil.

Las enfermedades geriátricas están siempre ligadas a las alteraciones progresivas e irreversibles de la edad. La pobreza, el medio rural o marginal urbano y un bajo grado de escolaridad, favorecen su aparición. El examen médico y reiterado, el amor y la paciencia a los ancianos, son la mejor medicina para prolongar su vida con calidad.


lonxedaterra@hotmail.com