Capitolio

Al toro por las astas

Armando Guadiana renunció al PRI el 17 de enero de 2012 ante Andrés Manuel López Obrador, al finalizar una reunión del candidato presidencial del Movimiento Progresista con empresarios de varios estados, en Saltillo. Guadiana y la asociación civil Claridad y Participación Ciudadana se habían convertido entonces en opciones políticas y en un riesgo para el PRI.

El peligro surge hoy de nuevo, pese al mutis temporal del empresario y a la menor exposición del organismo, provocados por una supuesta persecución política.

Frente a medios de comunicación del estado y el país, Guadiana expuso: “Hoy renuncio al PRI, pues ha dado muestra desde Coahuila de su lógica en el ejercicio del poder, donde no existe el interés común, sino el de unos cuantos.

Seguiré luchando desde mi trinchera ciudadana para continuar en el camino de la consolidación de la democracia en nuestro país, pero no me quedaré en el limbo ni en la indiferencia, porque México nos exige definiciones a los ciudadanos”.

Sin ser “honrao, honrao”, Guadiana se enfrentó no solo a Humberto Moreira, sino a un sistema fundado en el servilismo, las componendas y las complicidades. Con mayor energía y credibilidad que el PAN y el sector privado,el industrial denunció la deuda de Coahuila, asumió riesgos y cuando Humberto Moreira y la PGR se le echaron encima, nadie acudió en su defensa.

Lo anterior explica por qué, tras la victoria del candidato independiente Jaime Rodríguez, “El Bronco”, en Nuevo León, las miradas de ciudadanos, partidos, organizaciones cívicas y medios, al primero que voltearon a ver fue a Guadiana. Es uno de los pocos perfiles en condiciones de ganarle al PRI y al PAN.

Ex priista, divorciado, conocedor de los tiempos políticos y relacionado con figuras influyentes, como “El Bronco”, Guadiana Tijerina está listo para la sucesión. Sin embargo, advierte: “Hay tiempos que respetar; obvio, todo depende de cómo estén las cosas… ¿Pos entonces hay varios que buscarían la candidatura ciudadana? Bueno, ahorita le diría a la gente que hay muchos problemas (en Coahuila)… muchos a los que se les debe entrar.

Pero sí, sí le entraría al toro por los cuernos”. (Vanguardia, 10.7.15) 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx