Capitolio

Los pluris de Coahuila

La cúpula del sector privado, tan distante de los problemas del país y de los reclamos de justicia, no pudo cambiar la reforma fiscal, ruinosa para millones de familias y de pequeñas y medianas empresas, pero sí aseguró un asiento en el Congreso para el ex presidente de la Concanaco, Jorge Dávila, postulado por el PRI como candidato a diputado plurinominal.Dávila encabeza la segunda circunscripción, pero algunos periódicos ubicaron en ese puesto al ex subsecretario de Desarrollo Social, Javier Guerrero, quinto en la lista.

No de balde, pues el empresario es neófito y el lagunero ya ha sido diputado federal de mayoría tres veces.¿Tiene Dávila futuro político? Por su perfil, algunos pueden considerarlo para la sucesión estatal de 2017.

Sin embargo, el salto es demasiado grande. Más bien, podría sucederle lo que a figuras con experiencia y relaciones políticas en el centro, como Melchor de los Santos y Francisco Cárdenas, quienes, después de pasar por el Congreso, ocupar cargos en el gobierno federal y aspirar al gobierno del estado, el primero de ellos, terminaron en el olvido.

La inclusión de Guerrero no extrañó, pues desde un principio se le colocó en esa ruta; la de Dávila, en cambio, sorprendió a todo el mundo.

Dos coahuilenses quedaron fuera del reparto: Alejandro Gutiérrez, asesor de Manlio Fabio Beltrones, y Humberto Roque, ex líder del PRI.La postulación de la actriz Carmen Salinas —cuarta en el orden por la misma circunscripción— tampoco debe extrañar.

Primero, porque en la política prima hoy el espectáculo, no el debate serio; y segundo, porque quienes mandan en el país son los partidos, no la sociedad.

Así, ¿cómo no va a estar el país plagado de desconfianza?Los partidos necesitan votos, pero el PRI más, por ocupar el poder, porque la intención de voto para sus candidatos va en declive y porque la popularidad del presidente Peña Nieto registra mínimos históricos. En ese contexto, las candidaturas de Jorge Dávila y de Carmen Salinas no garantizan el sufragio masivo de los empresarios ni de quienes ven comedias por la televisión. En el DF, nominar a la madre de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, acusado de dirigir una red de prostitución, es un insulto.


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx