Capitolio

Los ojos de Peña

El “mecanismo de presencia” de Enrique Peña en los estados lo componen once secretarios y el poderoso titular de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño. En el sexenio de Carlos Salinas, ese cargo lo ostentó una de las figuras más siniestras de la época: José María Córdova. La pregunta es si los embajadores tendrán voz en las sucesiones estatales. Por lo pronto, su objetivo consiste en mantener a los gobernadores a raya y no permitir que incidan en las elecciones de 2018 como lo hicieron en las que hoy tienen a Peña en Los Pinos.


La intencionalidad política del mecanismo la desvela la posición de sus integrantes y las zonas que les fueron asignadas: Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Social, atiende la región 1 formada por estados de alta marginalidad y concentración demográfica: uno lo gobiernan el PRI y el Partido Verde (Chiapas), otro el PRD (Guerrero) y el último el PAN (Oaxaca).


La región 2, compuesta por Baja California y Baja California Sur, cuyos gobiernos proceden de Acción Nacional, está a cargo de Juan José Guerra, secretario de Medio Ambiente. Pedro Joaquín Coldwell, quien sustituyó a Humberto Moreira en la presidencia del PRI y ahora funge como titular de Energía, son los ojos de Peña en la región 3 formada por Chihuahua (PRI) y Sonora (PAN). El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, observa la región 4 integrada por Aguascalientes, Querétaro (PRI) y Guanajuato, el estado más panista del país junto con Baja California. Enrique Martínez, de Agricultura y ex gobernador de Coahuila, es el veedor presidencial en Sinaloa (PAN), Nayarit y Colima (PRI) de la región 5.


Gerardo Ruiz, secretario de Comunicaciones, es el responsable de la región 6 compuesta por estados de distinto signo partidista: Hidalgo y Tlaxcala (PRI), Morelos (PRD) y Puebla (PAN). Emilio Chuayfett (SEP), quien tuvo a Enrique Peña en su comité de financiamiento cuando fue candidato al gobierno del Estado de México, tutela entidades donde el PRI ha perdido presencia en los últimos sexenios: Veracruz, gobernado por Javier Duarte, y Tabasco (PRD) forman la región 7.


Por ser priista (Durango, San Luis Potosí y Zacatecas), en la región 8 se nombró a una mujer: Mercedes Juan López, secretaria de Salud. Alfonso Navarrete, del Trabajo, reporta a Los Pinos lo que sucede en la región 9, donde la violencia es uno de los principales problemas para los gobiernos de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. Los tres del PRI.


La región 10, la más caliente del país por Michoacán, la atiende el secretario de Desarrollo Agrario, Jorge Carlos Ramírez, quien, como el gobernador Fausto Vallejo, fue rebasado. Así lo confirma el hecho de que el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral, Alfredo Castillo, haya surgido directamente de la residencia oficial y no de su esfera. Jalisco es el otro estado de la zona, también priista.


Campeche, Quinta Roo —paso de drogas a Estados Unidos— y Yucatán (PRI) forma la región 11 asignada a Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Turismo. Aurelio Nuño, jefe de la Oficina de la Presidencia, controla la región 12: Estado de México (PRI) y Distrito Federal (PRD) donde se concentra el 20% de la lista nominal de electores del país. El presidente Peña vigila los pasos de los gobernadores. Fausto Vallejo fue el primero en caer de la gracia de Los Pinos. No será el único.


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx