Capitolio

El jesuita y el dominico

Raúl Vera, obispo de Saltillo, premio Rafto 2010 y candidato al Nobel de la Paz de 2012, entregó al papa Francisco un informe sobre la situación de los derechos humanos en México, en su pasada visita al Vaticano, el 16 y 17 de diciembre. El pontífice, quien mañana iniciará una gira de seis días por nuestro país, tiene, pues, un panorama puntual en temas relacionados con la violencia, la tortura, el narcotráfico, las desapariciones forzadas, el abuso contra emigrantes, la pobreza, la marginación de las comunidades indígenas y los efectos de la corrupción.

La Ciudad de México, el Estado de México, Michoacán, Chiapas y Chihuahua, donde Jorge Bergoglio tendrá actividades, resumen la realidad del país. El papa (jesuita) y el obispo (dominico) comparten agenda en la defensa de la integridad y dignidad de las personas, la paz y la denuncia de los abusos del poder.

Lo mismo que Bergoglio como obispo de Oca, Vera suele ser molesto para el poder político y económico. Desde su llegada a Coahuila, en 2000, Vera ha sido una piedra en el zapato de los tres últimos gobernadores (Enrique Martínez, Humberto y Rubén Moreira). En los dos últimos sexenios, ha sido objeto de acoso y campañas mediáticas.

Vera tiene bien desarrollado el sentido de los tiempos… divinos y profanos. Después de entrevistarse con el papa, declaró: “(…) me urgía que (los documentos) estuvieran a tiempo, no fueran a empantanarse”. El expediente lo entregó personalmente a Francisco, dos meses antes de su visita a México, para recibir “mayor atención en estos temas, dar voz a las víctimas e informar al papa”, declaró a Irene Savio (Reforma 23.12.16)

Vera fue acompañado por Carlos Beristáin, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que investiga la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. La CIHD echó por tierra la “verdad histórica” de la PGR sobre el supuesto asesinato e incineración del grupo.

El documento, en poder del pontífice, incluye una relación sobre el “Capítulo México” del Tribunal Permanente de los Pueblos. “Se trata de información sobre la realidad nacional, sobre migrantes, desaparecidos, torturas, cárceles”, explicó Vera a la corresponsal de Reforma. El obispo conoce a Francisco y por eso advierte de que la presión política “lo tiene sin cuidado. El papa hablará con mucha libertad”.


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx