Capitolio

La guadaña china

El ajusticiamiento del magnate Liu Han confirma una cosa: cuando de castigar la corrupción se trata, los chinos no se andan con cuentos. Han, su hermano Liu Wei y tres socios del Grupo Hanlong fueron ejecutados el 9 de febrero por el equivalente en nuestro país a delincuencia organizada. Lui, de 48 años, fue acusado también de utilizar información fraudulenta para obtener créditos bancarios, falta por la cual Javier Villarreal, el operador de la deuda de Coahuila y sus superiores (Humberto Moreira y Jorge Torres) habrían sido condenados en China a cadena perpetua.Han, dedicado a la minería y a negocios en los sectores eléctrico, energético, financiero e inmobiliario, aunque en el fondo tenía alma de matón, acumuló una fortuna de siete mil millones de dólares. Era tan persuasivo que corrompió al zar anticorrupción, Zhou Yongkang, quien debía investigarlo. Yongkang, ex líder del Partido Comunista en la provincia de Sichuan, espera de sentencia.Por el caso Liuhan sido procesadas treinta y seis personas, cinco de la cuales también fueron sentenciadas a muerte. La campaña del presidente Xi Jinpingcontra la corrupción puso antes tras las rejas a Bo Xilai, ministro de Comercio hasta 2007 y hasta ahora el máximo líder político segado por la guadaña anticorrupción. El 12 de septiembre de 2013fue condenado a cadena perpetua, por abuso de poder y “errores graves”.Mientras China lleva al patíbulo a algunos corruptos poderosos y figuras del Partido Comunista purgan prisión de por vida, en México se les exonera y se les devuelvensus caudales mal habidos, como a Raúl Salinas de Gortari. ¿Cómo no escandalizarse de un país donde los corruptos, en vez de ser castigados, ya no digamos como en China, son premiados?Las propiedades del troglodita José Murat, ex gobernador de Oaxaca, en Nueva York y en Utah, y su avión de un millón de dólares (más de quince millones de pesos al tipo de cambio actual), confirman que en México la política es el mejor medio para medrar sin correr riesgos. El problema no es la prensa —nacional y extranjera— por exhibir a los corruptos, son éstos quienesdesprestigian al país y piensanque los mexicanos somos idiotas para creer los cuentos chinos sobre el origen de sus fortunas inmundas. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx