Capitolio

En el filo de la navaja

Existen sucesos que cambian el curso de una elección. El 5 de junio de 2009, el incendio de la guardería ABC, de Hermosillo, provocó la muerte de 49 infantes e hirió a otros 76. Un mes después, el 5 de julio, el candidato del PRI-Verde-Nueva Alianza al gobierno de Sonora, Alfonso Elías Serrano, perdió con el panista Guillermo Padrés.

Casi seis años después, el reclamo de justicia de los padres y la indignación nacional siguen vivos.Es inmoral utilizar cualquier tragedia con fines electorales, pero los partidos se valen de todo para obtener ventaja. Además, el entonces gobernador, Eduardo Bours, ya se había distanciado de la sociedad por sus actitudes prepotentes y soberbias.

El malestar popular contra su administración y el incendio en la guardería se convirtieron en voto de castigo, y con la derrota de su candidato se esfumaron sus aspiraciones presidenciales.

La alternancia en Sonora, como pasó en el país, no generó cambios; al contrario, Padrés también ejerció el poder con excesos y de manera clientelar y patrimonialista.

En las elecciones de 1996, en Coahuila, el PRI perdió los principales municipios —Saltillo, Torreón y Monclova— y la mayoría en el Congreso.

Previamente se reveló que la administración de Carlos Salinas había vendido una planta de Fertimex a empresas de la familia Montemayor, cuya principal figura era en ese momento el gobernador Rogelio Montemayor.

Los años del capitalismo de compadres, por cierto, no han terminado.En Nuevo León, hasta hace unas semanas, la intención de voto favorecía a la priista Ivonne Álvarez, candidata sin experiencia y con más sombras que luces. Se pensaba en un relevo tranquilo, donde el principal beneficiario sería el gobernador Rodrigo Medina.

Sin embargo, los escándalos por el presunto enriquecimiento de su padre Humberto Medina Ainslie y hermanos, por negocios y gestorías propiciados y protegidos desde el poder, pueden dar al traste con el plan.El problema de Álvarez es el candidato independiente Jaime Rodríguez, “El Bronco”, quien ha ofrecido investigar a González y a Medina, principales responsables del endeudamiento y de la corrupción en dos últimos sexenios. En el imaginario colectivo ya cundió la idea de que el próximo gobernador no será del PRI ni del PAN. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx