Capitolio

Entre bastidores

En un país proclive al “sospechosismo”, las declaraciones de los líderes del PRI y del PAN, César Camacho y Gustavo Madero, mueven a pensar que en el proceso para renovar el Congreso local “hay gato encerrado”. El primero dijo en Torreón, donde los candidatos rindieron protesta, que su partido “reconocerá si pierde”. El segundo, en un comunicado, aseveró que las campañas iniciadas el 29 de mayo pavimentarán “el camino para acabar con los cacicazgos priistas que tanto daño le han hecho a los ciudadanos de esta entidad”.Recién electo para un segundo periodo en la presidencia del PAN —esta vez de quince meses—, Madero, principal aliado opositor del presidente Enrique Peña, tocó de soslayo la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre los comicios en Coahuila: “Todas las mañas y prácticas de utilización de leyes electorales o partidos satélite, como acostumbraba el PRI de esta entidad para obtener más diputados locales, ya no van a pasar”.Una semana antes de que el PAN y el Partido Progresista de Coahuila (PRO) impugnaran ante la justicia federal el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado de Coahuila en favor de la coalición “Todos Somos Coahuila”, Camacho ponderaba ese tipo de figuras: “Nos han resultado muy buenas porque las alianzas con partidos locales reflejan la diversidad de opiniones políticas”. Los únicos estados donde el 6 de julio próximo habrá comicios son Coahuila y Nayarit. El primero nombrará Congreso y el segundo también ayuntamientos. Para Camacho—sucesor de Humberto Moreira en la presidencia del PRI—, la circunstancia no es “menor” ni motivo para restarle “importancia e intensidad”. Sobre todo “porque el año venidero está cargado de elecciones (y) lo que ocurra en Coahuila dará un norte de lo que va a ocurrir en junio del año próximo”. Vaya compromiso para el priismo local. Madero, por su parte, centró sus baterías en los agravios: “Hoy los coahuilenses tienen la oportunidad de ver que los panistas son la mejor opción para que su estado pueda crecer, para acabar con las malas prácticas, el endeudamiento, la corrupción (…) no pueden olvidar cómo el Congreso priista en 2011 aprobó los excesos de Humberto Moreira, al hacerles pagar a los ciudadanos 35 mil millones de pesos que fueron gastados sin rendición de cuentas”.El sobrino nieto de Francisco I. Madero, “El Apóstol de la Democracia”, se refirió también a una figura hasta poco relacionada con el tema: “El PRI se burla de los ciudadanos, y un ejemplo es que el líder estatal del Revolucionario Institucional en Coahuila, David Aguillón Rosales, siendo secretario de Gobierno autorizó el decreto de deuda, con el cual la bancada del PRI de manera ilegal aprobó la megadeuda por los próximos treinta años”. (Tres de los diputados de esa legislatura son de nuevo candidatos: Francisco Tobías, Verónica Martínez y Shamir Fernández).Sobre el dictamen del TEPJF que revocó parcialmente la sentencia del Tribunal Electoral de Coahuila, el comité estatal del PRI, presidido por Aguillón, celebró en un comunicado: “(La coalición ‘Todos Somos Coahuila’) sigue firme y avante para participar en el proceso electoral donde se renovará el Congreso del Estado el 6 de julio”. Las encuestas conceden ventaja al PRI en la mayoría de los distritos, pero difícilmente conseguirá el carro completo. Sus candidatos corren con un doble hándicap: la situación económica del país y la falta de castigo por la deuda. Por su parte, el PAN (Madero) presionará en Gobernación para obtenerel mayor número de diputados plurinominales. 



gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx