Capitolio

Voto contra la verdad

Al INE le bastó aplicar la ley; y a siete partidos, encabezados por el PAN, el PRD y Morena, asumir su papel de oposición, para que al Verde se le cayera el disfraz de tucán embaucador y en su lugar apareciera el buitre oculto.

El “partido del truhan”, rebautizado así por el periodista Roberto Zamarripa en su columna “Tolvanera” de Reforma, creció como hiedra.

La estrategia de los verdes consistió en identificarlos deseos y necesidades de una sociedad escéptica y defraudada por los partidos tradicionales. Sin embargo, el problema de México es la impunidad,no solo frente al secuestro, pues delos millones de delitos que se cometencada año muy pocos se denuncian, y aún menosreciben castigo.

El mayor absurdo del PVEM fue haber propuesto la pena de muerte para violadores y secuestradores, cuando la tendencia mundial es a suprimirla.

Por tal motivo fue expulsado de la Asociación Internacional de Partidos Verdes. Jorge Emilio González, conocido en el bajo mundo de la política como el “Niño Verde”, fue acusado de participar en la violación y asesinato de Galina Chankova Chanev, el 2 de abril de 2011.Después de la agresión, la turista búlgara fue arrojada del piso 19 de la torre Esmerald Cancún, donde el júnior celebraba una fiesta con su pandilla, en un departamento de su propiedad. ¿Dijo algo el Verde? Ni pío.

Los verdes (por dentro, corruptos por fuera) exigen castigo a través de mensajes lacrimosos, no para los de su clase, sino para quienes no pueden defenderse por falta de dinero, fuero, influencias y un partido para sacarles el ascua con la mano del gato.

El Verde busca afanosamente votos con engaños —sus presuntos logros y compromisos cumplidos ya existían en la ley, como la entrega de medicinas en farmacias particulares—, pues por cada boleta cruzada por sus siglas entra más dinero a su cartera y aumenta su poder de chantaje. Un voto por el PVEM lo es no solo contra la democracia, sino contra la legalidad,la verdad y la justicia.

El negocio familiar está en riesgo,por esa razón se retuerce y echa espumarajos por la boca. Su avance o retroceso dependerá de los ciudadanos.

Por ese motivo, entre otros también plausibles, vale la pena acudir a las urnas el 7 de junio. El Verde ya está tocado. 



gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx