Capitolio

Solidaridad, no política

Coahuila vuelve a ser noticia, dentro y fuera de México, esta vez por el tornado categoría 3, según la escala Fujita, registrado el lunes en Ciudad Acuña, poco antes del amanecer.

El resultado preliminar es de trece muertos—entre ellos tres infantes—, más de 200 heridos, 700 familias damnificadas y daños materiales cuantiosos. Son momentos de solidaridad, no de política, con uno de los municipios que han abierto sus brazos a paisanos de todo el país.

Muchos de ellos, al ver frustrados sus intentos por cruzar a Estados Unidos, se arraigaron en esa localidad.El 24 de octubre de 1960, los presidentes Adolfo López Mateos y Dwight D. Eisenhower acordaron en Acuñala construcción de la Presa de la Amistad.

Casi nueve años después, la obra la inauguraron Gustavo Díaz Ordaz y Richard M. Nixon. La ciudad es una de las principales zonas maquiladoras del estado, pero no una de las más desarrolladas; al contrario, afronta rezagos y presiones sociales y económicas.

Es el segundo tornado en la frontera de Coahuila en ocho años. El anterior,de categoría 2, ocurrió en Piedras Negras el 24 de abril de 2007.

El gobierno del estado informó entonces de tres personas muertas, pero según otras fuentes la cifra fue mayor; la suma de heridos, en Piedras Negras y su vecina Eagle Pass, ascendió a233.La solicitud del gobernador Rubén Moreira para declarar zona de desastre a Ciudad Acuña debe ser atendida de inmediato por la Federación, pues la economía del municipio no permite afrontar tal emergencia. El estado tampoco dispone de los recursos necesarios para brindar respuestas proporcionales a la magnitud de la desgracia.

La población espera que el apoyo no se someta a los tiempos de la burocracia, pues en la medida de su oportunidad la angustia y el sufrimiento serán menores.

El presidente Peña Nieto recorrió con Rubén Moreira las zonas afectadas. Su presencia era necesaria, como muestra de solidaridad.

Era hora de ver al gobierno sensible.Si el tornado en Piedras Negras no sirvió para que las autoridades federales y locales desarrollaran sistemas de prevención y alarma eficaces, en los que participara la sociedad, el de Acuña es una llamada de atención más severa. Este tipo de fenómenos puede presentarse incluso en las zonas menos expuestas. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx