Capitolio

Políticos en ascuas

La detención de Juan Manuel Muñoz Luévano, el 18 de marzo, en Madrid, no sorprendió a quienes conocen su historia y el origen de su imperio; tampoco, que sean fiscales y jueces de España quienes lo investiguen y mantengan preso, ni la pasividad del gobierno de México para actuar contra un personaje de su calibre. Lo que extraña es la tardanza para encausarlo.

La encarcelación de JMML causó revuelo nacional y nerviosismo entre políticos, funcionarios e inversionistas. Tanto por sus presuntas actividades criminales como por figurar en la denuncia de la Fiscalía Anticorrupción española contra HMVante la Audiencia Nacional. Reforma publicó al respecto el 19 de marzo: “Con la detención de Juan Manuel Muñoz, alias ‘El Mono’, presunto miembro de Los Zetas (…), el caso de Humberto Moreira expresidente del PRI (…) dio un nuevo giro”.

La situación de Muñoz se ha complicado, pues la Fiscalía agregó cargos “por posibles delitos de homicidio, detención ilegal, extorsión, blanqueo de capitales, tráfico de drogas y asociación ilícita” (Reforma 29.3.16.). La pena máxima es de 25 años.

El 21 de marzo, Estados Unidos solicitó a España la extradición de Muñoz. El País informó el 31 de marzo: “El archivo provisional del caso Moreira no ha impedido que el resto de la causa secreta contra ramificaciones de Los Zetas en España siga viva y en la misma se enmarca la detención de Juan Manuel Muñoz. (…)

“La investigación vincula al empresario (…) con Rolando González Treviño, acusado de manejar las cuentas del Gobierno de Coahuila, donde Moreira fue gobernador y dejó un gigantesco agujero de deudas. Treviño se declaró culpable y pactó con los fiscales de San Antonio (Texas) (…). Varios testigos protegidos y el propio Treviño señalaron a Moreira como responsable del desvío de fondos que supuestamente se utilizaron para financiar la campaña presidencial de Peña Nieto”, dice el diario español.

HMV niega tener vínculos con el indiciado, pero antes de ser gobernador le inauguró al menos una empresa. Muñoz era infaltable en fiestas de políticos, funcionarios y empresarios, sobre todo en Matamoros. Si no acudía, mandaban por él. Según otras versiones, también financió campañas locales y federales; de ahí su influencia. Muñoz tiene en ascuas a políticos de La Laguna y Saltillo, así como al exiliado en Cuernavaca.

 

gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx