Capitolio

Política vomitiva

Con la reforma política de López Portillo (obra de Jesús Reyes Heroles) se multiplicaron los partidos: de cuatro (en realidad dos, PRI y PAN, pues el PPS y el PARM era comparsa del primero) se pasó a nueve con la incorporación del PSUM, el PDM, el PRT, el PST y el PSD.

El pluripartidismo, sin embargo, no convirtió a México en una democracia, sino, como más tarde lo describiría Mario Vargas Llosa, en “una dictadura perfecta”.

Hoy se quiere volver a ella con una partidocracia inútil y corrupta.Con la “renovación moral” de Miguel de la Madrid, la única en ganar fuela alta burocracia. En teoría, pagarle más a los secretarios, subsecretarios, directores, subdirectores, oficiales mayores… los alejaría de la tentación de robar, hacer negocios y comprar casas millonarias a contratistas del gobierno federal. ¿Cuál fue el resultado? Más corrupción.

Ese par de ejemplos explica por qué gran parte de la riqueza se ha concentrado en políticos venales y en empresarios sin escrúpulos. Pero al gobierno y a sus mafias, habitantes de otras galaxias, les importa un comino que el país es hunda y los mexicanos paguen borracheras del poder cada sexenio más cínicas, grotescas y onerosas.

La decisión de no cancelar el registro del Partido Verde acabó con la escasa credibilidad del INE y anticipa, si no se realizancambiosdrásticos, unas elecciones presidenciales (en 2018) no solo conflictivas, como las últimas, sino violentas, pues la ciudadanía no aceptará trampas, fraudes ni imposiciones.

La muestra de que la ilegalidad es el camino del éxito, la da el mismo gobierno. Tal es el origen del caos y del desafecto por el orden y las leyes.

En ese contexto, Peña Nieto presentará su tercer informe el 1 de septiembre. El país está empobrecido, enfadado, desecho y sin rumbo.Después de permitir a los partidos embolsarse casi 300 millones de pesos, en lugar de regresarlos al erario por no haberlos ejercido en las campañas para diputados de junio pasado, el INE solicitó un presupuesto por 15 mil 473 millones de pesos para el año próximo.

Los partidos aguzan los dientes, pues de los recursos autorizados por el Congreso recibirán más de cuatro mil cien millones de pesos.

En México la política es cada vez más vomitiva. 


gerardo.espacio4@gmail.com/@espacio4mx